El Mundo de la Energía
Martes 29 Noviembre 2022 12:15:06 AM

PDVSA vende el crudo Merey con 45% de descuento para competir con el petróleo ruso en China

El IIES-UCAB señala que la producción petrolera de Venezuela esta 30% por debajo de la meta que anuncio el gobierno de Nicolas Maduro (Foto PDVSA)    

El informe de coyuntura de octubre del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (IIES-UCAB) advierte que el bajo nivel de actividad que registra la economía venezolana parte de las limitaciones para crecer que afronta el sector de los hidrocarburos, aunque reconoce una ligera recuperación este ano y prevé un repunte de 17%  para el próximo básicamente por el trabajo que se esta haciendo en Petróleos de Venezuela (PDVSA) con algunas empresas privadas sobre todo nacionales.
“Con respecto al volumen producido en el transcurso de 2022, los resultados han estado bastante alejados de la meta anunciada por los funcionarios gubernamentales a finales de 2021, que fijaban el nivel de producción promedio de petróleo en un millón de barriles por día y mas bien se estima que alcance 696.000 barriles diarios, 30% por debajo de las metas”, indica el reporte del IIES-UCAB. “Para 2023 se calcula, que, en el mejor de los escenarios, seguirá estando por debajo de la meta, para alcanzar 820.000 barriles por día y PDVSA seguirá estando limitada en cuanto a la generación de recursos líquidos con sus exportaciones, dados los compromisos y deudas acumuladas con empresas operadoras, proveedores, pagos asociados al Fondo Chino y otros compromisos generados por las operaciones de trueque con empresas iranies”, añade el informe.
En tal sentido, el estudio indica que los volúmenes de exportación sobre todo de crudo y algo de combustibles alcanzarían un promedio de 615.000 barriles diarios durante todo 2022 y se elevarían en un porcentaje similar al del incremento de la producción (17,8%) para alcanzar los 725.000 barriles por día en 2023.
El informe señala las limitaciones que afronta Venezuela para elevar la producción, las cuales parten de las erradas políticas en materia de hidrocarburos adoptadas durante el gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez, sobre todo a partir de 2002; se acentúan con la falta de corrección en la gestión de Nicolas Maduro y se agravan con la imposición de sanciones por parte del gobierno de Estados Unidos que desde enero de 2019 dejaron a PDVSA sin poder exportar hacia su principal mercado como era el norteamericano.
En conjunto se sumaron la perdida de capacidad de producción, falta de inversión, carencia de capital humano, desinstitucionalización del sector, deterioro de la infraestructura y los servicios públicos, junto a políticas económicas y un marco jurídico que no favorecen la captación de capital privado nacional o extranjero.
“Además de las sanciones internacionales, hay que añadir el impacto negativo que el conflicto de Ucrania ha significado para la comercialización internacional de los crudos venezolanos; especialmente relevante la competencia creciente con el petrolero ruso, de mejor calidad y con menores costos de acceso al mercado de los países asiáticos y especialmente al de China”, puntualiza el reporte. “Las limitaciones internas y externas que afectan a la economía venezolana han impedido aprovechar las ventajas derivadas de la prevalencia de los elevados precios petroleros internacionales por la imposibilidad de incrementar la producción y por la venta con importantes descuentos, que podrían promediar cerca de 45% sobre el precio de mercado del crudo marcador Merey, que es sustancialmente mas bajo que el WTI y el Brent”, acota.

Categoría: 

PUBLICADO: 20 de octubre de 2022
Share