El Mundo de la Energía
Sábado 14 Diciembre 2019 08:44:37 PM

Nueva ley de hidrocarburos en Venezuela prevé recuperar 2 millones de barriles en tres años

Stefanelli: “No venimos para aplicar retaliaciones sino para apoyar a quienes están produciendo”  

Por Liliana Cadena

El partido Voluntad Popular introdujo un nuevo anteproyecto de ley orgánica de hidrocarburos que intenta generar confianza en las empresas extranjeras que actualmente son socias de PDVSA despejando las dudas que presentó la propuesta presentada a fines de 2018 porque elimina la disposición transitoria que generó duda sobre el reconocimiento de los contratos suscritos por el gobierno de Nicolás Maduro y en los estudios técnicos preliminares se prevé que esta legislación permitirá revertir el desplome en la producción. 
“Estimamos que podrían recuperarse 2 millones de barriles diarios entre 3 o 5 años, quizás menos”, sostiene el diputado Luis Stefanelli, coordinador del partido Voluntad Popular en la Comisión de Energía en la Asamblea Nacional, quien presentó el documento en ese ente del parlamento venezolano. “No pretendemos imponer esta ley, venimos a buscar el consenso, seguramente se producirán en ella muchos cambios que si son razonables y si son consensuales habrá que aceptar”, agregó.

¿En qué se basa este nuevo anteproyecto de ley de hidrocarburos que presentaron en la Comisión de Energía?
-Estamos presentando ante la Subcomisión de Energía y Petróleo un anteproyecto para una nueva ley de hidrocarburos en Venezuela, cuyo objetivo es masificar la producción petrolera lo antes posible, rescatar la producción nacional petrolera y desde luego hacer el aporte que siempre el petróleo hará, al menos en los próximos años, a la economía venezolana.

¿Qué tiene planteado?
-Para lograr estos objetivos planteamos la apertura a la inversión privada nacional e internacional, para lo cual nosotros no limitamos, es decir no obligamos a una asociación para explotar el petróleo venezolano en la cual el Estado venezolano sea necesariamente el socio mayoritario en las acciones, sencillamente desde 0% a 100%, es un proceso de negociaciones, de ganar- ganar. Habrá negocios que dependiendo del caso, conviene tener la mayoría o minoría. El hecho es que el Estado venezolano no puede invertir en la actualidad porque no tiene los 20.000 millones a 30.000 millones de dólares anuales que hacen falta para rescatar 100.000 barriles diarios de producción anual, y se requiere de apoyo internacional para que sea invertido en la estabilización de la economía, el rescate del poder adquisitivo de los venezolanos, rescate de la infraestructura de salud, educación, vialidad, que está destruido, y por su puesto las políticas sociales.
Si no se abre la industria petrolera, el país está condenado al fracaso. Entonces, lo primero será incentivar la inversión nacional e internacional en la industria petrolera suprimiendo la reserva de la actividad primaria al Estado venezolano, pero teniendo en cuenta que sí mantiene la propiedad de los pozos petroleros y PDVSA, como lo establece la Constitución.

¿Qué se plantea en materia fiscal?
-Se debe flexibilizar la fiscalidad. Venezuela tiene una fiscalidad que ronda entre 82% al 90% de acuerdo al precio del petróleo; es decir, que la ganancia que las empresas le pagan al Estado venezolano es 82% o 90%, mientras que la fiscalidad en México, Brasil y Colombia no pasa de 70%. Entonces a la hora de decidir, las empresas se van para esos países y no para Venezuela. Así no vamos a poder competir.
La fiscalidad es un término delicado. No se prevé cambiar el impuesto sobre la renta, el 50%-50%, el famoso fifty- fifty, pero sí la regalía porque el Estado Venezolano requiere sacar 5 millones de barriles diarios, y eso se puedo alcanzar con una fiscalidad del 70%. Aquí es donde debemos preguntarnos qué es soberanía. ¿Es soberanía una mayor participación de privados en la industria petrolera o la muerte de hambre de venezolanos, de niños en los hospitales y 32 balseros desparecidos en las costas de Falcón? Definitivamente esta situación social no es soberanía. La soberanía está asociada al bienestar de los pueblos, pero cuando vemos a un pueblo pasando hambre debemos decir que eso no es soberano, aún cuando PDVSA tenga la mayoría accionaria en las empresas.
Ese término de soberanía, ultroso, grandilocuente que maneja esta gente y que llevan al país a que 5 millones de venezolanos estemos en el exterior, es un término que nosotros vamos a combatir en todos los terrenos.

¿Este anteproyecto mantiene la anterior propuesta que presentó el Partido Voluntad Popular?
-Nosotros lo que le hemos presentado hasta ahorita como Voluntad Popular tiene que ver con el Plan Venezuela Energética, y por eso recorrimos el país diciéndole a Venezuela que hace falta masificar el petróleo para diversificar la economía, ir a las energías limpias , porque hay que empezar ese proceso, y socializar la renta petrolera. Esos son los cuatro puntos fundamentales del proyecto. En el caso del anteproyecto, se contempla la participación de todos los diputados porque cada uno tiene su visión. Nosotros estamos poniendo en la mesa un papel de trabajo, un anteproyecto. Esto es lo que vemos nosotros. Puede quedar igual o ser modificado al 100%, 50% o al 30%. Nosotros no pretendemos imponer esta ley, venimos a buscar el consenso, seguramente se producirán en ella muchos cambios que si son razonables y si son consensuales habrá que aceptar.

¿Con quienes consultarán este anteproyecto? ¿Tienen  planteada una agenda de discusiones?
-Apenas estamos empezando, lo primero que se envió fue a la consultoría, a la dirección técnica económica de la Asamblea, para que vea el estudio de impacto económico que requieren todas las leyes para ser introducidas, eso va a llevar entre 15 días y un mes; lo segundo, los sectores involucrados como las universidades, sobre todo las facultades de ingeniería petrolera como la de la UCV o Universidad del Zulia, que cuentan con expertos en áreas de postgrado. También los entes que tienen que ver con la materia como la Cámara Petrolera de Venezuela y otros gremios vinculados con el ámbito de los hidrocarburos.
Dentro de todo esto, en un marco donde participaremos diputados de diferentes toldas, diferentes corrientes y diferentes formas de ver  pero siempre para lograr un punto de encuentro y  consenso de una ley tan delicada, tan medular y tan urgente para el país.

¿Este anteproyecto superó las dudas que planteó la anterior propuesta?
-En las disposiciones transitorias se aclara muy bien que los contratos deben ser respetados y que no puede haber cambios en los contratos que no sean autorizados por las minorías. ¿Quiénes son las minorías? Los del 40%, las trasnacionales. De manera, que a todos ellos mi mensaje de que ésta no es una ley retaliación, todo lo contrario. Lo que buscamos es que inviertan, son negocios ganar-ganar, y que avancen, no como ahorita que están yendo al fracaso total, y que no sólo se debe solo a las sanciones que impuso Estados Unidos, sino que se debe a una política petrolera de 20 años el fracaso que tienen ellos.

¿Qué otros aspectos plantea el anteproyecto de ley?
-La creación de la Asociación Venezolana de Hidrocarburos, como un ente de apoyo para los procesos técnicos de licitaciones, de otorgamientos de estudios para facilitar. PDVSA va a competir como una más. PDVSA se va a convertir en una empresa reestructurada, eficiente, con capacidad, que va a competir en el mundo petrolero nacional e internacional. PDVSA va a pasar por un proceso también, no puede ser juez y parte, entonces se va crear una agencia que  la novedad es la forma como se nombra, que no es a dedo por parte del Ejecutivo nacional, habrá concursos o licitaciones abiertas nacionales, se tendrán baremos, se hará una terna y se ofrecerá estabilidad de sus directivos para que puedan hacer trabajos sin la presión, pero tendrán que rendir cuenta, trabajar en concordancia con el Ejecutivo, el comité de Energía y Minas y sus políticas tendrán también que rendir cuentas a la Asamblea Nacional.

Una vez que se apruebe y entre en vigencia esta ley, ¿en cuánto tiempo se recuperaría la producción petrolera y cuál sería la inversión necesaria?
- Esto es un programa de entre 5, 8 y 10 años, en ese lapso ocurren las cosas. De 8 o 10 puede alcanzar entre 3,5 millones y 4 millones de barriles diarios, pero creemos que los primeros 2 millones de barriles de recuperación petrolera, que son los más sencillos, porque son pozos de reciente baja de producción pudieran  ser con un costo bastante menor que reactivar 100.000 barriles normales o nuevos 100.000 mil barriles que requerirían entre 20.000 millones y 30.000 millones de dólares. Esos 2 millones de barriles, nosotros estimamos que podrían recuperarse en 3 o 5 años, quizás menos, todo depende de cómo estén las instalaciones porque, como ya hemos dicho, no tenemos información oficial ni inventario, pero repito una vez más que podemos subir 1, 5 millones de barriles en 5 años.

¿Será revisado el contrato permitió el  aumento de la participación accionaria de la estatal rusa Rosneft  en Petromonagas porque se hizo sin el aval del parlamento?
-Todo lo que haya sido aprobado y haya cumplido los extremos de ley, lo vamos a respetar. Nosotros no venimos para aplicar retaliaciones sino para apoyar a quienes están produciendo, lo que queremos es que produzcan más. Nos interesa que Chevron se quede y lamentamos que Conocophillips no esté aquí y que haya tenidos que demandarnos por 8.000 millones de dólares por la locura que hizo Hugo Chávez. No se puede dar una patada a la mesa así, porque le da la gana, como ocurrió. Tienen que respetarse los contratos y por eso, lo primero es ofrecer estabilidad jurídica. No es posible modificar los contratos de asociación o mixtos, como se llamen, sin la buena pro de la parte minoritaria. Por el solo hecho de que el Estado tenga 60% no puede venir a decir que a una empresa se le cambiarán los estatutos. No se puede hacer porque no se logrará atraer la inversión.

¿Qué cambios prevé que permita esta ley?
-Lo que buscamos con esta propuesta es iniciar un proceso de conversaciones en la búsqueda de un amplio consenso político y social, que permiten que una ley medular, tan importante y urgente para el país, sea aprobada con el mayor consenso posible. Estamos seguros que la aplicación de esta nueva ley, podrá rescatar a Venezuela en menos tiempo de lo que la gente piensa.
Nosotros somos una presencia petrolera y tenemos que rescatar ese sitial que siempre tuvimos. Ahora vamos de cuarto o quinto en América Latina porque Colombia está produciendo más y eso da pena si se piensa que éramos la potencia petrolera con mayores reservas. El Estado venezolano tiene que propiciar la masificación porque detrás de cada 10.000 barriles de producción se generan miles de empleos, centenares de millones de dólares en impuestos de economías asociadas. Al subir la producción, se logra retribuir con creces lo que se perdió o sacrificó por malas políticas.
 

Categoría: 
País: 

PUBLICADO: 17 de junio de 2019
Share