El Mundo de la Energía
Jueves 7 Julio 2022 03:00:27 AM

“Rusia está ofreciendo descuentos superiores a los que otorga Venezuela por la venta de petróleo”

Pilar Navarro: "Venezuela y Rusia están en un mercado muy estrecho y por eso para el tercer y cuarto trimestre vamos a ver un incremento de los precios del petróleo" (Foto Ecoanalítica)

Por Alexander Uzcátegui y Andrés Rojas Jiménez

La economista Pilar Navarro, analista para América Latina en materia energética de la firma Medley Global Advisors, en  entrevista para Petroguía advirtió que el petróleo ruso debido a las sanciones que afronta compite con mayores descuentos en la venta a China que los ofrecidos por Venezuela al tiempo que advierte sobre los problemas que afronta el gobierno de Joe Biden en Estados Unidos para cumplir su oferta de impulsar energías renovables.

-¿Qué perspectivas hay para el sector petrolero para los próximos 8 meses de 2022?

-Hay un consenso en el mercado petrolero de que están muy estrechos los balances entre oferta y demanda. Vemos como eso se ha reflejado en la liberación de reservas estratégicas por parte de Estados Unidos para aliviar un poco la demanda que contrasta con una oferta restringida.  A eso se suma la invasión de Rusia a Ucrania y las sanciones sobre el petróleo ruso crearon una gran volatilidad de los precios que incluso llegaron a 130 dólares por barril con riesgo de llegar a 200 dólares por barril.
Ese era el mercado financiero tratando de ajustarse al día de lo que vemos que va a pasar en un futuro. Estamos estimando incrementos para el tercer y cuarto trimestre del crudo Brent en torno otra vez a los 130 dólares por barril. Siempre observando lo que está pasando en China, uno de los principales países que demanda petróleo, que está pasando por un aumento de los casos del COVID y con un gobierno que tiene una política muy dura para enfrentar el coronavirus y ha tenido unos confinamientos o medidas de aislamiento fuertes, lo que ha apaciguado un poco las aguas en el mercado petrolero en términos de la demanda.

-Por el lado de Estados Unidos, que es en estos momentos el principal productor, vemos un gobierno que había llegado con una agenda muy focalizada en fuentes renovables. Pareciera que esa agenda queda apartada en este momento y todo apunta a que Estados Unidos va a seguir afianzando su producción principalmente en yacimientos no convencionales (shale oil). ¿Hasta que qué punto puede Estados Unidos seguir en esa tendencia en contraposición a una oferta electoral?

-Yo lo veo complicado. El panorama geopolítico está como reconfigurando todas las posiciones, pero los principales países impulsores del cambio climático y el cambio a energías renovables no creo que se echen para atrás. También creo que internamente habría mucho enfrentamiento político para que Biden abandone eso. Hay mucha resistencia dentro de este gobierno demócrata a dar rienda suelta al incremento de la producción que ya estamos viendo. Lo que podría pasar es que haya un cambio dada la popularidad actual de Biden en las elecciones legislativas previstas para noviembre. Aún así, recuperar la producción de shale oil lleva tiempo, no es algo que se pueda ver en 2022. Seis o doce meses de aumento de inversión son necesarios.

-¿Cuál es la realidad energética de los países europeos? Hay diferente economías, unas más fuertes que otras. Hay países que pueden suspender la importación de gas ruso de un día para otro, otros que no. ¿Se podría decir que hay una fragmentación en Europa respecto a las importaciones de gas de Rusia?

-Sí, podríamos decirlo. Europa se ha hecho muy dependiente de las importaciones rusas lo que complica las relaciones geopolíticas con la Unión Europea. Recordemos que esto viene de una política muy fuerte desde Alemania que producía energía nuclear y ha sido vista como insegura, lo que hizo a la comunidad europea se hiciera muy dependiente de las importaciones de gas de Rusia y es lo que ha impedido que se hayan impuesto unas sanciones más fuertes.
Desde el punto de vista del mercado global, los países que predominan en demanda de petróleo no son los más desarrollados.

.-Hay reportes que indican que Rusia está despachando petróleo hacia China con enormes descuentos. Más del 70% de las exportaciones de petróleo de Venezuela en abril fueron para China. ¿Hasta qué punto ese petróleo de Rusia compite con el venezolano?

-Hay que tener varios aspectos en cuenta. Primero, no es una competencia directa porque en términos de calidad la cesta petrolera venezolana es más pesada y el crudo ruso es liviano.
Segundo, las sanciones sobre el petróleo ruso son más leves en comparación a las que se aplicaron a Venezuela, lo que supondría pensar que los descuentos van a ser menores. Vemos como los descuentos de Venezuela están entre 25% y 26%, lo que representa alrededor de 30 dólares por barril cuando se compara con el crudo Brent y el petróleo ruso se cotiza con un descuento que está alrededor de 30 y 35 dólares por barril. Aún así, hay pocos intercambios y pocos intermediarios interesados en comprar ese petróleo por lo que hay pocas interacciones que alimenten esas estimaciones.
Hay informaciones que indican que India, que importa 80% del petróleo de Rusia está ofreciendo descuentos por debajo que llegan a 70 dólares por barril, lo que aumentaría los descuentos por parte de Rusia por encima de 30% y superiores a los que está otorgando Venezuela. India está pidiendo que el costo del barril varié entre 40 y 45 dólares por barril.
En el mercado petrolero aún no se ha materializado el efecto real de las sanciones sobre Rusia, pero cuando haya una mayor cantidad de barriles sancionados en el mercado asiático, va a haber un número mayor de descuentos compitiendo por lo mismo mercado.
Otro factor a tomar en cuenta es los costos del transporte. Rusia, al igual que Irán, tiene una flota de barcos propios, pero no tan grande como para manejar todas sus exportaciones.
Hay que ver los costos de envío y así como le pasa con los tanqueros que están dispuestos a contrabandear petróleo sancionado.
También me parece interesante si llegara a haber algún tipo de acuerdo entre Irán, Venezuela y Rusia para tratar de coordinarse y reducir un poco los mayores descuentos.
Venezuela y Rusia están en un mercado muy estrecho y por eso para el tercer y cuarto trimestre vamos a ver un incremento de los precios del petróleo. El precio efectivo de Venezuela puede ser incluso mayor al actual, aún con mayores descuentos.

-¿Las sanciones al petróleo ruso son más leves que las que tiene Venezuela?

-Sí, es correcto.

-En caso que se profundicen las sanciones al petróleo y gas natural de Rusia, ¿qué países pudieran suplantarlo? ¿Se pudieras esperar un aumento de la producción petrolera de Arabia Saudita, Irán y Venezuela?

-En el caso del gas natural es complicado por el transporte, que es muy costoso. Por eso su comercio se hace entre países que tienen frontera en común a través de gasoductos porque no es tan sencillo el tema de cómo suplantarlo porque las exportaciones son un tema complicado. Por eso no se ha sancionado el gas y la dependencia de Europa del gas ruso no se puede hacer de un día para otro.
El caso del petróleo es distinto. Resulta más sencillo por el tema del transporte y la invasión de Rusia a Ucrania abrió las conversaciones entre Estados Unidos y Venezuela para exportar el petróleo que se está contrabandeando hacia Asia, de manera que se redirija a Estados Unidos y suplante al petróleo ruso. Ahora no es de la misma calidad porque Estados Unidos lo que estaba importando de Rusia eran derivados o productos intermedios. En todo caso, estamos viendo una reconfiguración global, una movida de piezas de importaciones y exportaciones globales; y seguramente vamos a seguir viendo cambios en los destinos y origen de importaciones y exportaciones en el mercado global.
Estimamos que Arabia Saudita, que está produciendo alrededor de 9 millones o 10 millones de barriles diarios de petróleo  para final de año pueda aumentar a 11 millones de barriles.       

Categoría: 

PUBLICADO: 17 de mayo de 2022
Share