El Mundo de la Energía
Sábado 4 Diciembre 2021 01:23:02 PM

Venezuela cumplió con su cuota de reducir gases contaminantes gracias al colapso de la industria petrolera

La 26ª Cumbre de la ONU para el Cambio Climático pone en la mira a los países petroleros (Foto Naciones Unidas)

La 26ª Cumbre de las Naciones Unidas del Cambio Climático al igual que ocurrió con su antecesora en París ha puesto en la mira a los países productores de petróleo que se muestran resistencia a suscribir acuerdos dirigidos a reducir sus emisiones de gases contaminantes principalmente provenientes de su sector de hidrocarburos.
En la mira están Rusia, Estados Unidos, Rusia e incluso varios de los  miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) principalmente los que se encuentran en el Medio Oriente con niveles de producción que se acercan o superan los 2 millones de barriles por día como Kuwait o los Emiratos Árabes Unidos, mientras que Venezuela ni siquiera se le señala aún por la quema o venteo de gas al norte del estados Monagas.
“Desde el año 2010 hasta el momento se ha registrado un desplome de la actividad económica, petrolera e industrial del país y eso ha reducido las emisiones de Venezuela”, sostiene el ingeniero Juan Carlos Sánchez, experto ambiental y ex asesor en la materia de Petróleos de Venezuela (PDVSA). “Por ese colapso de la actividad petrolera las emisiones son muy bajas se han reducido en los últimos diez años. La última medición que se hizo fue en 2010 y representaba 0,7% el global mundial de emisiones”, acota.
Indica que en el año 2015, la administración de Nicolás Maduro presentó su compromiso de reducir sus emisiones de gases en 20% para el año 2030. “Esa meta se cumplió no porque exista una política ambiental sino por el desplome de la economía y de la producción petrolera y la reducción de gases fue mayor a 20%.”, señala.
A criterio de ese experto Venezuela  debe poner énfasis en la adaptación a las consecuencias del cambio climático, es decir, cómo el país va a protegerse de las tormentas, lluvias intensas o de derrumbes que se están dando como consecuencia del cambio climático. Venezuela ya no tiene que hacer nada con respecto a reducción de emisiones porque se encuentran demasiados bajas. 

Medidas ante el Cambio Climático

Sánchez analiza las opciones que se han adoptado para intentar resolver el problema climático; y los obstáculos que han enfrentado:
La primera opción que es la sustitución de fuentes fósiles por renovables: señala el experto ha estado funcionando desde hace más de una década, y ha generado un crecimiento exponencial de las inversiones en energía renovable.
No obstante, considera  que esta opción es prácticamente imposible de cumplir en tan breve lapso fijado en el acuerdo de Paris.
“La cantidad de infraestructura que existe en refinerías, en vehículos automotores, en estaciones de gasolinas es tan grande que tomaría varias décadas remozarlo, eso es imposible reemplazarlo de la noche a la mañana”.
La sustitución de fuentes fósiles por nuclear ha sido la segunda opción considerada; sin embargo, de acuerdo al también miembro del Grupo Orinoco, no ha tenido un crecimiento exponencial, está prácticamente estancada.
“El número de reactores en funcionamiento está estancado desde el año 1990 en 430. Si hay reactores en construcción pero es para sustituir a aquellos que están por cumplir su vida útil.  Construir un reactor tarda entre 10 y 12 años”.
Sin embargo, considera que el problema principal es que no se está implementando se debe:
• A las altas inversiones de capital y financiamiento que requiere
• Los retrasos, complejidades logísticas y desviaciones presupuestarias que se presentan en los grandes proyectos,
• El temor de los Gobiernos de emprender proyectos a  largo plazo.
• Aún no culmina la Investigación de fusión nuclear: la cual es una esperanza para el largo plazo, pues si funciona, indica Sánchez, resolverá problemas por siglos.
Otro método que se ha vendido como la solución al problema del cambio climático es la Captura y almacenamiento de Dióxido de Carbono, que consiste en captar ese C02 en las instalaciones donde se genera en grandes cantidades (plantas de cemento, refinerías, siderúrgicas, etc. Para luego bombearlo y almacenarlo en el subsuelo de manera que se quede allí para siempre.

Señala el experto ambiental que esta tecnología no ha sido aprobada ni económicamente ni tecnológicamente.
“Los estudios no han concluido porque el costo de este método es elevado y no hay garantía de que el dióxido de carbono no se filtre hacia la superficie del suelo y se escape a la atmósfera… Por ello, Por ello un plan de recuperación petrolera nacional basado en la Captura y almacenamiento de C02  no es más que “greenwashing”.
Resalta además que la captura del C02 consume entre 15% y 30% de la energía de una planta termoeléctrica, eso significa que se tendría que construir nuevas plantas termoeléctricas para mantener el flujo eléctrico. También, agrega, que hay que tomar en cuenta que la tubería para transportar al Dióxido de Carbono debe ser más resistente por ser un gas más corrosivo.
“Esta tecnología tiene 20 años de investigación y solo existen 21 proyectos en operación y desafortunadamente uno de los proyectos más grandes que es el de Sudáfrica fracasó por completo”.
Otra de las acciones en estudio para su implementación contra el cambio climático  ha sido la Gestión de la demanda energética: es decir la austeridad.
“La austeridad enérgica no es un delirio ecologista. De hecho se está analizando en centros de investigación. Esta es un opción que está mirando con mucha seriedad en Europa. El propio panel de expertos de cambio climático de Naciones Unidas, habla de que hay que cambiar el estilo de vida de manera que se reduzca la demanda energética. (Trasporte público más eficiente, uso de bicicleta, edificios bioclimáticos, etc.)”.
No puede faltar en esta lista una iniciativa que está surgiendo no precisamente del mundo energético sino del mundo industrial que es la economía circular.
“La economía circular está creciendo de manera acelerada en los países desarrollados en los últimos años. Esto implica un ahorro energético significativo, porque la base de ella  está en el reciclaje y cuando yo fabrico bienes a partir del reciclaje reduzco considerablemente el consumo de energía”, señaló.
Finalmente, indica Sánchez que también se habla de Tecnologías bajas en carbono para reducir el consumo, pero “sencillamente los responsables  en la toma de decisiones  en materia energética aún no están del todo interesados, ni hay políticas para esto, y lo que está ocurriendo se da dentro del dominio privado”.
 

Categoría: 
País: 

PUBLICADO: 04 de noviembre de 2021
Share