El Mundo de la Energía
Sábado 4 Diciembre 2021 01:07:25 PM

EIA proyecta que emisiones de dióxido de carbono crecerán 35% en países no desarrollados en 2050

La intensidad de carbono agregada promedio en los países que no pertenecen a la OCDE será más alta durante los próximos 30 año

La Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EI) por sus siglas en inglés, proyecta que las emisiones globales de dióxido de carbono relacionadas con la energía aumentarán durante los próximos 30 años bajo las leyes y regulaciones vigentes.
El pronóstico incluye tanto a los países miembros como no miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE).
En los países miembros de la OCDE (38), la EIA proyecta que las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía aumentarán 5% (600 millones de toneladas métricas) entre 2020 y 2050.
En contraparte, el organismo espera que en los países no pertenecientes a la OCDE, que generalmente tienen economías de rápido crecimiento, las emisiones crezcan 35% (8.000 millones de toneladas métricas).
Sin embargo, la EIA también proyecta que la intensidad de carbono (medida como emisiones por unidad de consumo de energía primaria) disminuirá en todos los países hasta 2050.
La explicación reside en que la combinación de combustibles de una región determina en gran medida su intensidad de carbono, y la proyección disminuye en todo el mundo a medida que crece el uso de energías renovables y se reduce el uso de carbón en muchos países.
No obstante, la EIA proyecta que la intensidad de carbono agregada promedio en los países no miembros de la OCDE será más alta en los próximos 30 años porque es probable que continúen utilizando principalmente generación alimentada con combustibles fósiles para respaldar su crecimiento económico más rápido.
La EIA también proyecta que la intensidad energética disminuirá a nivel mundial hasta el año 2050. La intensidad energética se define como la energía consumida por dólar de Producto Interno Bruto (PIB).
La tecnología impulsará una mayor eficiencia energética que dará como resultado una menor intensidad energética.
En los países no miembros de la OCDE, el crecimiento económico resultará en una disminución más rápida de la intensidad energética.
La EIA pronostica que en el año 2050 la intensidad energética será más similar en todo el mundo, a medida que algunos países que no pertenecen a la OCDE aumentan su participación en industrias que consumen menos energía y su uso de tecnología se vuelve más similar al de los países desarrollados.
El informe de la EIA concluye que las políticas relacionadas con la energía también influyen en las proyecciones de las emisiones de dióxido de carbono. 
Los objetivos de eficiencia, combustible y tecnología requeridos son generalmente más frecuentes en los países de la OCDE, lo que contribuye al crecimiento relativamente más lento de las emisiones de dióxido de carbono.

Categoría: 

PUBLICADO: 21 de octubre de 2021
Share