El Mundo de la Energía
Domingo 27 Septiembre 2020 08:29:31 AM

Reinaldo Quintero: “Tenemos fe porque en PDVSA se está hablando de nuevos modelos de negocios”

Quintero: “Nosotros tenemos que sumarnos a mantener el país no a destruirlo” (Foto CPV)

Por Liliana Cadena y Andrés Rojas Jiménez

El ingeniero Reinaldo Quintero se convierte en el cuarto presidente de la Cámara Petrolera de Venezuela (CPV) que repite en el cargo para un nuevo período de dos años y entre las acciones con las que inician su nueva gestión bienal está la participación del gremio en la recuperación de las refinerías. “Falta por avanzar porque es un trabajo largo”, señalar al referirse sobre la situación en esas plantas industriales.
Indica que han insistido ante las autoridades  que asumieron sus cargos a principios de mayo: el ministro de Petróleo, Tareck el Aissami, y el presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Asdrúbal Chávez, que deben tomar en cuenta el plan de rehabilitación de la producción de crudo que elaboró la CPV. 
“Tenemos fe porque estamos entrando en conversaciones con PDVSA, se está hablando de nuevos modelos de negocios dentro del marco vigente y nosotros creemos que si se puede ayudar por lo menos alcanzar unas metas mínimas que permitan reducir la situación tan crítica que tenemos”, dijo Quintero.
No obstante, advierte sobre la necesidad de un acuerdo político que permita poner fin con la fractura que muestra la industria con dos estructuras o directivas de PDVSA: una nombrada por Nicolás Maduro y otra por la Asamblea Nacional.

-¿Qué balance hace de lo que fueron estos dos años y que metas se plantean para el nuevo bienio?

-Vamos a profundizar sobre el tema que hemos ido llevando acompañando de una narrativa que es la propuesta de la rehabilitación de la industria petrolera y ajustarlo a las condiciones cambiantes que tenemos, pero sigue siendo un plan basado en números, proyectos, hechos y conocimiento de la infraestructura que tenemos y una base de recursos que existe de más de 100 años de experiencia en el país. Por supuesto, ajustándolo a las prioridades que hay hoy en día como son el suministro de gasolina y energía, además del carácter humanitario que tienen hoy en día las medidas y condiciones económicas que nos envuelven, que son extremadamente difíciles. El próximo plan de trabajo tiene que ver con profundizar esto e insistir en hacer porque el tiempo pasa, las oportunidades o ventanas se cierran y tenemos que actuar.

-En la Comisión de Petróleo y Energía de la Asamblea Nacional se discute sobre un nueva Ley Orgánica de Hidrocarburos vigente que contendría la reforma a la legislación vigencia en las disposiciones transitorias, ¿cómo ven en la CPV ese híbrido?

-Como lo hemos venido identificando nosotros estamos lidiando con dos tiempos: uno para tomar acciones a corto plazo, porque a nadie ya le queda duda de cómo impacta la industria de hidrocarburos en su calidad de vida porque ya sabemos lo que implica vivir sin ella, al igual que sabemos otras cosas que no habíamos aprendido como es el pago del precio del combustible. Nosotros tenemos un tiempo a corto plazo en el que tenemos que atender una situación que nos agobia a todos y que nos pone en una condición extremadamente difícil; y a largo plazo un crecimiento una vez rehabilitada la industria. Para rehabilitar la industria no necesitamos un cambio de ley como tal sino hacer lo que se debe cumpliendo con el marco legal. Ahora si vamos a crecer a determinados volúmenes de tres millones o más de barriles diarios entonces allí si hay que hacer un ajuste del marco regulatorio. Son dos acciones y dos tiempos que no son excluyentes uno de otro: uno que debemos resolver ya y otro para el futuro.

-También ha habido un cambio en las autoridades con el nombramiento de Tareck El Aissami como ministro de Petróleo y Asdrúbal Chávez en la presidencia de PDVSA. ¿La directiva de la CPV ha tenido oportunidad de reunirse con ambos o uno de estos funcionarios?

-Sí. El presidente de PDVSA es una persona que conoce la industria y hemos vuelto a presentar muestra propuesta de apoyo a la rehabilitación, y ahora en este momento también de la refinación, y por supuesto la visión que tenemos de la recuperación aguas arriba, corrientes medias y aguas abajo que tienen que ver con distribución y la parte de industrialización de crudos. Estamos insistiendo.

-¿Cómo ha sido ese apoyo del empresariado nacional para la recuperación de las refinerías?

-Nosotros estamos a la orden y hemos hecho algunos trabajos para la operación de aguas, suministro de servicios industriales. Esto es una responsabilidad de todos porque tenemos el mismo dolor por Venezuela y necesitamos colaborar con la ayuda humanitaria y la difícil situación que estamos enfrentando. Estamos dispuestos y queremos trabajar. Necesitamos trabajar por Venezuela. Aquí hay que separar ideales y cosas que nos tienen en una confrontación con o sin razón. Eso no lo quiero tocar, pero todos tenemos familiares y aquí no existe un país ad honorem. Este es un país de todos y todos sufrimos. Tenemos las mismas responsabilidades y obligaciones.

-¿La pandemia que ha permitido en el caso de la industria petrolera venezolana?

-A pesar del distanciamiento social, hemos ido paulatinamente asumiendo la nueva conducta y el nuevo orden mundial. Bajo las medidas que se han tomado hemos logrado mantener el contacto para seguir funcionando aunque por supuesto hay limitaciones de movilidad en la infraestructura civil que permite desplazarse de un lado a otro, pero eso no debe ser una excusa para no hacer y lo que debe propiciarse es que nos dejen trabajar.

-¿Los ingresos que se están obteniendo por la gasolina pueden ayudar a la industria?

-Es obvio que nosotros teníamos una especie de locura colectiva de creer que las cosas pueden ser gratuitas. La distribución de combustible que es un servicio público tampoco puede ser gratis, puede ser que no se pague completo pero hay que pagar lo que tiene que ver con la operación y el mantenimiento de una infraestructura que sirve para generar el recurso y el bien al cual se quiere tener acceso. Eso es una regla mundial. No se necesita sufrir más y la mayoría de nosotros ya ha vivido la Venezuela sin la industria petrolera y sabe lo que es no disponer de gasolina.

-¿La recuperación de la industria petrolera no se complica cuando se tiene una estructura paralela cuando se tiene por una lado una PDVSA y por el otro una junta ad hoc de PDVSA?

-Sabemos que el estar fracturado nos lleva a mayor riesgo porque no existe una unión de criterios que permita sacar el país adelante y lo que puedo comentar es algo que siempre he dicho: necesitamos llegar a un gran acuerdo nacional, necesitamos poner a un lado diferencias y poner en el centro de la discusión lo que es vital para el resto de la población porque hay mucha gente sufriendo y ya se trata de un tema de carácter humanitario y tenemos que defenderlo porque de otra forma ponemos en riesgo inclusive territorios y propiedades que son de la Nación no de grupos políticos.   

-¿La producción petrolera puede bajar más de lo que ya ha registrado?

-Algo se puede recuperar pero si queremos darle una salida al país deberíamos llegar a un gran acuerdo. En este momento estamos trabajando con la recuperación de la refinación nacional.

-¿Las refinerías han logrado una estabilidad o todavía les falta?

-Falta por avanzar porque es un trabajo largo.

-¿Qué perspectivas tiene la industria petrolera nacional para el segundo semestre de 2020?

-Si seguimos haciendo lo mismo, tendremos lo mismo, pero tenemos fe porque estamos entrando en conversaciones con PDVSA, se está hablando de nuevos modelos de negocios dentro del marco vigente y nosotros creemos que si se puede ayudar por lo menos alcanzar unas metas mínimas que permitan reducir la situación tan crítica que tenemos. Nosotros tenemos que sumarnos a mantener el país no a destruirlo.

-¿Cómo han hecho las empresas privadas vinculadas al sector petrolero para enfrentar las restricciones que imponen las sanciones del gobierno de los Estados Unidos?

-Definitivamente son un desafío y una complicación. La forma como nos hemos defendido es convirtiendo el problema político en uno técnico y jurídico. Nosotros tenemos derecho al trabajo pero hay sanciones que se aplican para ciertas nacionalidades, pero siendo un problema jurídico  y técnico tienen salida siempre y cuando se tenga transparencia. Hemos buscado transparencia, credibilidad y trabajar por el carácter humanitario que tienen estas medidas y el impacto que tiene sobre la población. 

Categoría: 
País: 

PUBLICADO: 11 de agosto de 2020
Share

 

 

 

Zoom