El Mundo de la Energía
Viernes 1 Julio 2022 06:29:05 PM

Maduro ahora encuentra obstáculo para vender petróleo en China y no logra flexibilización de sanciones de EEUU

Venezuela afronta nuevos problemas para comercializar su petróleo pesado (Foto PDVSA)

La posibilidad de que el gobierno de Nicolás Maduro y Petróleos de Venezuela (PDVSA) pudieran encontrar alguna medida por parte de Estados Unidos que le permita exportar su crudo e importar combustibles encontró resistencia pública y notoria en la administración de Joe Biden por parte del embajador Brian Nichols, que se suma a la decisión del gobierno de China de restringir las compras de crudos como los extraídos en la faja del Orinoco.
De esta manera PDVSA no solo se vería imposibilitada de elevar su capacidad de producción y exportación sino que incluso pudiera ver mermada sus actuales niveles de colocación de crudo que promediaron algo más de 600.000 barriles por día durante el primer cuatrimestre de 2021, cubrir el déficit de combustibles y elevar su generación de divisas por concepto de ventas externas.
“Tengo entendido, hay suficiente capacidad de diésel dentro de Venezuela al menos para los próximos seis meses más o menos. Creo que es algo que hay que vigilar y, si vemos que hay un problema allí para el pueblo venezolano, creo que es algo que hay que mirar”, dijo Nichols, candidato a subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental en su comparecencia ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado. “Mantener la presión económica para negociar con un gobierno que ha demostrado que utilizará tácticas dilatorias para impedir el progreso hacia unas elecciones libres y justas, además de cosas como la liberación de los presos políticos y permitir la libertad de prensa. Tenemos que ser muy cautelosos”, agregó.
El canje de crudo por combustibles –sobre todo diesel- era una de las transacciones que Estados Unidos había permitido y es lo que había llevado a empresas como la española Repsol, la italiana ENI y la india Reliance a realizar operaciones con PDVSA, pero desde agosto del año pasado se impuso una restricción la cual ha sido mantenida por la administración Biden.

Con respecto a la medida del gobierno de China de introducir el cobro de un tributo a petróleos ligeros conocidos como por las siglas de LCO (light cycle oil), aromáticos mixtos y betumenes diluido a partir del 12 de junio con el objetivo de frenar las importaciones a las que se atribuye el empeoramiento del excedente de combustible y la contaminación del medio ambiente.
"Un pequeño número de empresas ha importado cantidades récord de estos combustibles y los ha procesado en combustibles de baja calidad que luego se canalizaron a canales de distribución ilícitos, amenazando el juego justo en el mercado y también causando contaminación", dijo el Ministerio de Finanzas en un comunicado según una reseña de la agencia de noticias Reuters. https://www.reuters.com/business/energy/china-plugs-tax-loophole-with-im...

Las autoridades chinas tomaron esta medida contra el comercio y las ventas ilícitas de LCO, una mezcla de combustible para el diésel, que pudieran generar un incremento en la compra a proveedores regionales como refinerías surcoreanas y comerciantes internacionales que en los últimos años han vendido al país asiático volúmenes récord de combustibles.
Analistas consideran que el impuesto sobre el llamado betún diluido tiene como ejemplo mezcla de petróleo crudo de Venezuela y residuos de refinerías, que se canalizan como suministros de Malasia, donde PDVSA a través de intermediarios hace el transbordo del combustible para las ventas a China

Categoría: 

PUBLICADO: 19 de mayo de 2021
Share