El Mundo de la Energía
Sábado 4 Julio 2020 06:23:07 AM

Luisa Palacios: “Citgo se está fortaleciendo para aguantar lo peor de la tormenta”

Palacios: 43% de los crudos que proceso Citgo en el primer trimestre son de Estados Unidos y 57% es importado (Foto Citgo)

ANDRES ROJAS JIMÉNEZ

La presidenta de la junta directiva de Citgo, Luisa Palacios, asume la vocería de explicar como el colapso en los precios del crudo ocasionado por la pandemia del coronavirus COVID-19 fue el causante del resultado negativo registrado por la compañía durante el primer trimestre de 2020, que en principio resalta una pérdida por 156 millones de dólares y una desvaloración en los inventarios de crudo y productos por 332 millones de dólares.
Estas cifras se compensan parcialmente porque la empresa se acogió a la Ley Cares, la  legislación de ayuda, alivio y seguridad económica por coronavirus que el Congreso de los Estados Unidos para proteger las fuentes de empleo en ese país; y también porque logró  el cobro de indemnizaciones por concepto de pólizas de seguro.  
“Creo que la experiencia anterior que he tenido de distintas crisis me permite entender mucho donde estamos y la dinámica, pero esta crisis no tiene precedentes porque es de demanda, oferta y sobre todo está ligada a una pandemia, impacta a todo el mundo y su salida o resolución es complicada”, afirma Palacios en su introducción. “Lo que hemos estado haciendo es preparar a Citgo para enfrentar esta situación de tensión de la mejor manera posible”, acota.
Hay dos temas sobre los que aclara previamente que no puede responder preguntas: primero, el referido a las demandas judiciales que comprometen la propiedad de Petróleos de Venezuela (PDVSA) en Citgo porque forma parte de una estrategia que lideran la junta de administración ad hoc de PDVSA y la Procuraduría Especial creada por la Asamblea Nacional; y el segundo, la investigación que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos hace de la gestión de la anterior junta directiva nombrada por la administración de Nicolás Maduro, porque compete a ese organismo norteamericano pronunciarse sobre esa materia. 

-¿Cuándo empieza a sentirse el impacto negativo para una empresa de refinación como es Citgo?

-En marzo, aunque en enero y febrero ya el consumo venía bastante flojo por dos razones: la primera, porque en los Estados Unidos la demanda es bastante cíclica y en los meses de invierno el consumo de gasolina es mucho más bajo que durante los de verano; mientras que el de diésel sube en invierno; y segundo porque en el sector se estaba esperando el impacto de la IMO 2020, que implicaba un cambio de regulación de la Organización Marítima Internacional con respecto a la reducción del contenido de azufre en el fuel oil para el transporte marítimo. Por tanto, enero y febrero no fueron unos meses muy positivos pero realmente lo que tomó por sorpresa a todo el mundo  es que ya para finales de febrero empezó a saberse sobre el coronavirus, que en marzo se convirtió en una pandemia.

-¿De cuánto fue esa caída en marzo?

-Los precios en una crisis petrolera siempre se ajustan más rápidos que la demanda y en este caso lo que ocurrió fue rápido. Para el 1 de enero, el crudo WTI estaba a 68 dólares por barril y el 17 de marzo cayó a 24 dólares, entonces lo que estamos viendo es una caída estrepitosa del precio del petróleo y de buena parte de los commodities. Lo que siguió después fue la caída de casi 40% en la demanda, que se nota sobre todo en abril. Adicionalmente, la reducción en los precios afectó la valoración de los inventarios de petróleo que tenemos. Todas las empresas están obligadas por las normas y estándares de contabilidad a reajustar el precio de sus activos y por eso aparece una revalorización negativa en los inventarios y eso es algo que se ve en toda la industria.

-¿Esa revalorización negativa implica que los inventarios o activos pierden valor?

-Una empresa como Citgo maneja inventarios de petróleo y de productos refinados y cuando colapsa el precio del petróleo, también ocurre con el de los productos y eso obliga a una revalorización de los activos, pero eso no tiene impacto en la liquidez de la empresa.

-¿Por qué no impactó la liquidez?

-Porque se trata de una perdida contable referida a la valorización de inventarios de petróleo que debe hacerse porque cayeron los precios.

Recortes y deudas

-¿Cómo afrontaron la necesidad de caja tomando en cuenta la caída en las ventas y en los precios?

-El primer trimestre tuvo un impacto de precios pero el de la demanda se dio a partir del segundo trimestre.

-¿Quiere decir que para el segundo trimestre Citgo tendrá resultados negativos?

-Los analistas esperan para toda la industria que el segundo trimestre será peor que el primero y por eso las medidas que hemos adoptado.

-¿Se refiere a los recortes en gastos operativos y de capital?

-Correcto.

-La nota de prensa que difundieron señala un recorte en gastos de capital de 10%, ¿qué inversiones están afectando?

-Hay gastos de capital en las refinerías que se tienen que hacer como los trabajos de mantenimiento para estar acordes con la regulación, y lo que se está postergando son aquellos que no son estrictamente necesarios y se pueden diferir por un año.  Todas las empresas están recortando tanto gastos de capital como operativos, todas están levantando deuda y todas se están fortaleciendo lo más que pueden en este momento para aguantar lo peor de la tormenta como son estos meses.

-Indican que los costos operativos se recortaron entre 10% y 15%, ¿qué están afectando?

-Beneficios, contratos y todo lo que se pueda hacerse que no tenga que ver con inversión y eso es bastante amplio.

-¿Se ha visto afectada la nómina?

-Por ahora no.

-El nivel de procesamiento alcanzó 764.00 barriles diarios.  ¿Qué nivel representa sobre la capacidad?

-El porcentaje de utilización está en 91% y si se ve con respecto al cuarto trimestre de 2019 está más baja, en parte por los mantenimientos que se hicieron porque somos bastante rigurosos que se hagan en el tiempo y en la manera segura que se deben hacer. Se hizo una actualización estratégica y nosotros en este momento estamos en la mitad del mantenimiento en las refinerías de Lake Charles y Lemont. Ese mantenimiento comenzó en el primer trimestre pero la mayor parte está ocurriendo en el segundo trimestre porque el costo de oportunidad de hacerlo es realmente muy conveniente. Si la demanda cayó 40% y se tiene que hacer estos mantenimientos profundos, eso implica una reducción de la utilización, entonces conviene hacerlo en un momento que no cuesta hacerlo. Eso nos permitió mantener nuestra planificación.

-¿Qué proporción del volumen de procesamiento son crudos de Estados Unidos y cuántos son importados?

-43% doméstico (Estados Unidos)  y 57% importado, del cual 34% es canadiense.

-Señalan una caída en las exportaciones, que en promedio bajaron a 181.000 barriles.¿Cómo es la composición entre ventas internas y externas?

-Las exportaciones representan 25% de nuestra producción y tenemos tres refinerías que están en tres estados distintos, dos en el sur y uno en el norte. Una de las fortalezas de Citgo es la flexibilidad porque se tienen mercados distintos, tiene presencia en varias regiones, sobre todo al este de los Estados Unidos y eso permite no solo ajustar las refinerías sino el mercadeo dependiendo de los estados que se están abriendo. Al estar en varios mercados, lo que estamos tratando es navegar o movernos entres aquellos que están con medidas restrictivas versus los que están saliendo más rápido o que todavía les falta. Digamos que estamos tratando de hacer lo mejor que podemos dadas las circunstancias y utilizando al máximo la flexibilidad de nuestras refinerías y nuestra presencia en distintas regiones de los Estados Unidos y en el exterior.

-¿Qué países o mercados externos atiende Citgo?

-El mercado natural de Estados Unidos es América Latina. Si se revisan los datos de la Administración  de Información de Energía de los Estados Unidos se podrán ver que 50% de las exportaciones de productos de los Estados Unidos son para América Latina porque es deficiente en su oferta de productos petrolíferos pero excedentaria en crudo. Por tanto, Citgo responde a lo mismo que el resto de las exportaciones petroleras de los Estados Unidos. Una de las cosas interesantes de Citgo es que somos la sexta refinadora en Estados Unidos y representamos 10% de las exportaciones de la zona del golfo, entonces tenemos una presencia relativamente importante en términos de exportación y como todas las refinadoras del golfo los mercados más importantes están en América Latina.

-Anunciaron la emisión de deuda por 1.125 millones de dólares para refinanciamiento de un préstamo y capital de trabajo, ¿qué factores permitieron esa operación en las actuales condiciones?

-Si vemos lo que ha ocurrido en el mercado, las agencias calificadoras de riesgo nos pusieron en perspectiva negativa, en particular Fitch porque estaba considerando el hecho de que en comparación con otras empresas de refinación, Citgo era la que tenía refinanciamientos más cercanos en el tiempo y eso le parecía un riesgo. Entendimos que las agencias nos estaban viendo de una manera muy clara y entre todas las medidas que estábamos viendo o que estaban haciendo el resto de las refinadoras, estaba la de acudir a los mercado financieros para fortalecer los balances como una medida para aguantar esta pandemia.  En abril el mercado estaba totalmente cerrado, y comenzó a abrirse en mayo cuando empezaron a verse las curvas de nuevas inversiones. Creo que el mercado asumió que abril había sido lo peor, que podíamos esperar una recuperación y las compañías empezaron a utilizar el mercado, emitir deuda y todo el sector energético en cantidades importantes. Nosotros teníamos este refinanciamiento, estábamos pendiente de lo que estaban viendo la agencia de calificación de riesgo, vimos una oportunidad muy particular y decidimos hacerlo. Tuvimos tanta demanda que pudimos hacer este aumento en el bono, lo que nos permite lidiar con el tema de la agencias de calificación sobre el refinanciamiento y además solidificar a Citgo dándole más liquidez en este momento tan complejo y se pudo hacer en una ventana de oportunidades muy ventajosa porque pudimos hacerlo con una tasa de interés de 7% . Esta operación la agarramos en el momento oportuno y sobro todo porque hay muchos temas muy difíciles hacia adelante, no solamente el COVID-19. Creemos que fue lo responsable hacer esta operación y ahora lo que tenemos que hacer es cuidar el activo y  que se hagan todas las cosas que se deben hacer para permitirle a la compañía tener los elementos para manejar esta condición de tensión.

-Cuando presentaron los resultados de 2019 informaron que parte de los resultados se vieron afectados por pérdidas como el cargamento de 960.000 barriles de crudo del tanquero Gerd Knutsen que debía recibir Citgo y que fue decomisado por autoridades en Venezuela, ¿continúan arrastrando problemas como ese?

-Lo que nosotros reportamos el año pasado tenía que ver con eventos que no son recurrentes sino excepcionales y en nuestro caso estaba ese evento. Reportamos toda la pérdida y ya no arrastramos nada de ese hecho.

Perspectivas de mejoras

-¿Lo que está pasando ahora en junio pudiera compensar en parte el desplome de la demanda de abril?

-No creo. Una de los aspectos de esta crisis ha sido la rapidez, lo brutal y lo concentrado que ha sido. Estamos viendo una serie de discusiones sobre cómo podría darse la recuperación, unos dicen, viendo un gráfico, que podría ser en forma de V y otros en forma de U. Si fue tan estrepitosa la caída, todavía está por verse cómo salimos de esto. Hay distintas visiones y lo que ha estado pasando en junio, no solo en Estados Unidos, sino en otras partes del mundo es que la apertura de la economía se viene dando de forma progresiva, esa recuperación tiende a ser gradual y se tiene que hacer de acuerdo a unos planes y protocolos. Nosotros en Citgo tenemos todo un plan muy bien pensado sobre cómo deber ser la reincorporación a los lugares de trabajo, las medidas de distanciamiento social que deben mantenerse.  Por eso pensamos que la recuperación no será tan agresiva como la caída, donde de un día para otro la gente dejó de ir a sus trabajos o dejó de viajar. Lo que estamos empezando a ver es una apertura gradual con una serie de políticas de cómo se debe llevar adelante esa apertura de manera que sea sostenible. Por eso es que las perspectivas son más optimistas para el segundo semestre cuando se espera que en Estados Unidos y en Europa se regrese no a la normalidad sino a una gradual recuperación de la actividad económica con una serie de limitaciones de distanciamiento social hasta que no haya una vacuna o una respuesta a la enfermedad.
La Reserva Federal (Banco Central de los Estados Unidos) está esperando una recuperación gradual de la economía de los Estados Unidos para el segundo semestre pero aún así la caída económica anual estará entre 5% y 10%. Si se ven los reportes del Fondo Monetario Internacional o del Banco Mundial vemos que esta es la peor caída per cápita fuera de una guerra o de la gran depresión.

-¿Pero en junio se registra alguna recuperación en las ventas?

-Se está empezando a flexibilizar todas estas medidas de distanciamiento y en junio se empieza a ver una recuperación de la demanda muy gradual pero todavía falta. Hay gente que piensa que para el cuarto trimestre vamos a llegar a niveles como estábamos antes de la pandemia. Nosotros pensamos que la trayectoria indica que la demanda aumentará en la medida que se vayan flexibilizando las medidas de aislamiento en todos los estados y que la gente empiece a viajar, utilizar sus vehículos e ir al trabajo. Personalmente, yo soy muy cautelosa y nosotros en Citgo nos manejamos en base a escenarios muy conservadores pensando que la recuperación será gradual y que la recuperación importante ocurrirá el año que viene. Nos estamos manejando en base a esos criterios. En mi caso particular,  que por el trabajo que tuve como analista del mercado petrolero, me correspondió evaluar distintas crisis de precios, y la última fue la de 2014, uno aprende y se da cuenta que no solo importa que mejoren los precios y aumente la demanda sino que también mejoren los  margenes para las empresas de refinación, y para que eso ocurra tiene que reducirse el volumen de los inventarios. En 2014 y 2015 se registró una caída en la demanda con respecto a la oferta, que llevó a subir los inventarios y hasta que no se redujeron a niveles aceptables no se vio una recuperación importante de los precios. Entonces sabiendo que eso ocurrió en el pasado, por eso es que somos conservadores en la forma como estamos viendo el negocio.

-¿Cómo se encuentras los inventarios en Estados Unidos?

-No llegaron a rebasar sus límites, pero están a niveles históricos altos y por eso preferimos asumir que la recuperación será gradual y tomará tiempo.

-¿Cómo está el diferencial de precios entre curdos livianos y crudos pesados para el mecado de refinación?

-Hay un diferencial pero no es tan sustancial como hubiésemos esperado.  
 

Categoría: 
País: 

PUBLICADO: 14 de junio de 2020
Share

 

 

 

Zoom