El Mundo de la Energía
Jueves 29 Octubre 2020 06:11:34 AM

OLADE prevé contracción de economías de América Latina entre 3% y 15% en 2020

Demanda de energía eléctrica disminuyó entre 6% y 32% en los países de América Latina y El Caribe con respecto a la situación previa al aislamiento social por el COVID-19

Alfonso Blanco, Secretario Ejecutivo de la Organización Latinoamericana de la Energía (OLADE), prevé que las  economías de América Latina y el Caribe se contraerán entre 3% (en los casos más optimistas y de países que están en mejores condiciones) y  15% (en países con economías más debilitadas) como consecuencia del aumento del déficit fiscal, que viene dado por una caída en la recaudación  y un aumento del gasto público con motivo de la pandemia.
“Va a tener un impacto aún mayor en las economías de países que son exportadores de petróleo, porque las economías regionales exportadoras de petróleo ante una caída abrupta de la  demanda internacional están viendo también reducidos sus ingresos a nivel fiscal”, señaló.
También previó el Secretario Ejecutivo de OLADE,  durante el Conversatorio “Panorama sobre impactos de COVID-19 en mercados energéticos de América Latina y Brasil”, promovido por Memória da Eletricidade con la colaboración, en este 1er episodio, del proyecto Campus Sostenible - Unicamp y el apoyo de Sebrae, que como efecto de la pandemia, las economías tendrán con un costo de deuda más elevado, lo que seguro impactará fuertemente los proyectos futuros del sector energía, pero también los proyectos que andaban en ejecución o en planificación.
En tal sentido, explica  Blanco  que la contracción de la demanda, que tiene una causa directa en las medidas de confinamiento, impacta muy importante al sector comercial, y servicios que son los más afectados, pero destaca que paralelamente a esto se dio un cambio los patrones de consumo.
“Los consumidores adoptaron nuevos patrones de consumos en muchas cosas: el teletrabajo está  presente, la movilidad eléctrica puede tener un mayor desarrollo a raíz de esta  pandemia, los aspectos asociados a redes inteligentes, la auto producción de energía, la generación distribuida, son todos elementos que vamos a tener que tener presente y vamos tener que incorporar. Nos estamos enfrentando a un cambio de época”.
Por su parte, Andrés Schuschny, director de estudios, proyectos e información de la Organización Latinoamericana de la Energía (OLADE), señaló que se evidenció una disminución de entre 6% y 32% en la demanda de energía eléctrica en los países de América Latina y El Caribe con respecto a la situación previa al aislamiento social por el COVID-19.
En ese sentido, Schuschny  puntualizó que Perú sufrió la  mayor caída de la demanda alcanzando una reducción de casi el 36%, seguida de Bolivia con 29%,  Argentina con 26%, Colombia  y Ecuador  16%, Panamá 15%, Uruguay 14% y Chile 6%.
En términos generales indicó que se favoreció la generación de energía hidroeléctrica debido a que muchas plantas térmicas debieron apagarse por esta disminución y señala como ejemplo, el caso de Perú, donde la producción de energía eléctrica en promedio se redujo 32% desde la declaración de cuarentena del 15 de marzo de 2020, mientras que hubo una reducción significativa del aporte del gas natural a la matriz energética al pasar del 25% a un 5% en promedio, y actualmente la energía hidráulica alcanza cerca del 90% de participación.
Perú sufrió la  mayor caída de la demanda alcanzando una reducción de casi el 36%, seguida de Bolivia con 29%,  Argentina con 26%, Brasil 22%, Colombia  y Ecuador  16%, Panamá 15%, Uruguay 14% y Chile 6%.
Si desea escuchar el Conversatorio “Panorama sobre impactos de COVID-19 en mercados energéticos de América Latina y Brasil”, puede ingresar a: https://www.youtube.com/watch?v=YE-MX_McqL0&feature=youtu.be

País: 

PUBLICADO: 13 de agosto de 2020
Share

 

 

 

Zoom