El Mundo de la Energía
Sábado 3 Diciembre 2022 08:42:39 AM

Plan de la AIE reduce importaciones europeas de gas natural desde Rusia en más de un tercio

El punto 2 del plan de la AIE es sustituir los suministros rusos por gas de fuentes alternativas como por ejemplo Estados Unidos y Qatar.   

La Unión Europea podría reducir sus importaciones de gas natural desde Rusia en más de un tercio en un año con una combinación de medidas coherentes con el Pacto Verde Europeo, además de apoyar la seguridad energética y la asequibilidad, según un análisis de la Agencia Internacional de Energía, AIE.
“Tras la invasión rusa de Ucrania la dependencia del gas natural importado de Rusia volvió a quedar en evidencia”, dice el reporte de la AIE.
El plan de 10 puntos de la Agencia incluye una serie de medidas complementarias que pueden adoptarse en los próximos meses, como recurrir más a otros proveedores, recurrir a otras fuentes de energía y acelerar los esfuerzos para proporcionar a los consumidores, las empresas y la industria los medios para utilizar alternativas limpias y eficientes al gas natural.
En 2021, la Unión Europea (UE) importó 155.000 millones de metros cúbicos de gas natural de Rusia, lo que representa alrededor del 45% de las importaciones de gas de la UE y cerca del 40% de su consumo total de gas.
"Nadie se hace ya ilusiones. La utilización por parte de Rusia de sus recursos de gas natural como arma económica y política demuestra que Europa debe actuar con rapidez para estar preparada para afrontar una considerable incertidumbre sobre el suministro de gas ruso el próximo invierno", afirmó el Director Ejecutivo de la AIE, Fatih Birol.
"El Plan de 10 Puntos de la AIE ofrece medidas prácticas para reducir la dependencia de Europa de las importaciones de gas ruso en más de un tercio en el plazo de un año, al tiempo que apoya el cambio a la energía limpia de forma segura y asequible. Europa necesita reducir rápidamente el papel dominante de Rusia en sus mercados energéticos y potenciar las alternativas lo antes posible", agregó Birol.
Por su parte, la Ministra de Transición Ecológica de Francia, Barbara Pompili, declaró: "Más que nunca, es esencial deshacerse de los combustibles fósiles rusos y de los combustibles fósiles en general. Lo que está en juego es tanto la necesidad de acelerar la lucha contra el cambio climático como, como podemos ver ahora, la seguridad energética a corto plazo del continente europeo”.
"Reducir nuestra dependencia del gas ruso es un imperativo estratégico para la Unión Europea. En los últimos años, ya hemos diversificado considerablemente nuestro suministro, construyendo terminales de GNL y nuevos interconectores. Pero el ataque de Rusia a Ucrania es un momento decisivo. La próxima semana, la Comisión propondrá una vía para que Europa se independice del gas ruso lo antes posible. El análisis de la AIE esboza una serie de medidas concretas que podemos adoptar para alcanzar ese objetivo. Es una contribución muy oportuna y valiosa a nuestro trabajo", añadió Kadri Simson, Comisario Europeo de Energía.
Las medidas clave recomendadas en el Plan de 10 Puntos de la AIE incluyen no firmar ningún nuevo contrato de gas con Rusia; maximizar el suministro de gas de otras fuentes; acelerar el despliegue de la energía solar y eólica; aprovechar al máximo las fuentes de energía de bajas emisiones existentes, como la nuclear y las renovables; y aumentar las medidas de eficiencia energética en hogares y empresas.
La AIE estima que estas medidas podrían reducir las importaciones de gas ruso de la Unión Europea en más de 50.000 millones de metros cúbicos, es decir, más de un tercio, en el plazo de un año.
Si la Unión Europea desea o necesita reducir de manera más rápida la dependencia del gas ruso dispone de otras vías con contrapartidas como abandonar el consumo de gas en el sector eléctrico mediante un mayor uso de de carbón europeo o la utilización de combustibles alternativos, como el petróleo, en las centrales eléctricas de gas existentes.
Sin embargo, como estas alternativas “extremas” no están alineadas con el “Green Deal” europeo, no se incluyen en el Plan de 10 Puntos de la AIE, además que pueden ser costosas.
Si se aplica la opción de cambio de combustible, además de la aplicación del Pan de 10 puntos, se daría lugar a una reducción anual total de las importaciones de gas de la UE procedentes de Rusia de más de 80.000 millones de metros cúbicos, es decir, más de la mitad.
El análisis de la AIE concluye que no será sencillo para la Unión Europea reducir la dependencia del gas ruso porque requerirá un esfuerzo político concertado y sostenido en múltiples sectores, junto con un fuerte diálogo internacional sobre los mercados energéticos y la seguridad.
“Será fundamental reforzar la colaboración internacional con los exportadores de gasoductos y GNL alternativos, así como con otros grandes importadores y consumidores de gas. Una comunicación clara entre los gobiernos, la industria y los consumidores es también un elemento esencial para el éxito de la aplicación”, finaliza.
Los 10 puntos del plan de la AIE son:
1. No firmar ningún nuevo contrato de suministro de gas con Rusia.
[Impacto: Permite una mayor diversificación del suministro este año y en adelante].
2. Sustituir los suministros rusos por gas de fuentes alternativas
[Impacto: Aumenta el suministro de gas no ruso en unos 30.000 millones de metros cúbicos en un año].
3. Introducir obligaciones de almacenamiento mínimo de gas
[Impacto: aumenta la resistencia del sistema de gas para el próximo invierno].
4. Acelerar el despliegue de nuevos proyectos eólicos y solares
[Impacto: reduce el uso de gas en 6.000 millones de metros cúbicos en un año].
5. Maximizar la generación de energía a partir de la bioenergía y la energía nuclear
[Impacto: reduce el uso de gas en 13.000 millones de metros cúbicos en un año].
6. Promulgar medidas fiscales a corto plazo sobre los beneficios inesperados para proteger a los consumidores de electricidad vulnerables de los altos precios
[Impacto: reduce las facturas de energía incluso cuando los precios del gas siguen siendo altos].
7. Acelerar la sustitución de las calderas de gas por bombas de calor
[Impacto: Reduce el uso de gas en 2.000 millones de metros cúbicos adicionales en un año]
8. Acelerar la mejora de la eficiencia energética en los edificios y la industria
[Impacto: reduce el uso de gas en cerca de 2.000 millones de metros cúbicos en un año].
9. Fomentar una reducción temporal del termostato de 1 °C por parte de los consumidores [Impacto: reduce el uso de gas en unos 10.000 millones de metros cúbicos en un año].
10. Intensificar los esfuerzos para diversificar y descarbonizar las fuentes de flexibilidad del sistema eléctrico
[Impacto: Afloja los fuertes vínculos entre el suministro de gas y la seguridad eléctrica de Europa]

Categoría: 

PUBLICADO: 07 de marzo de 2022
Share