El Mundo de la Energía
Viernes 29 Mayo 2020 05:28:06 AM

Pandemia del COVID-19 ha ampliado el desbalance eléctrico en México

La capacidad instalada de generación de México es de 79.600 MW hasta 2019. Cortesía @CFEmx

El gobierno de México emitió una Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional para garantiza una ordenamiento eficaz, acorde a la Constitución de eses país, la cual establece como principio la confiabilidad del servicio público de transmisión, distribución, seguridad e independencia energética.
El comunicado de la Secretaría de Energía (SENER) explicó que debido a la pandemia la demanda eléctrica en el sector industrial se redujo de manera drástica y aumentó el desbalance entre la capacidad de generación y la demanda, lo que compromete la confiabilidad y continuidad del suministro eléctrico, especialmente para garantizar la operación de las actividades esenciales y el funcionamiento ininterrumpido de la infraestructura y del sistema de salud durante la emergencia.
Según la SENER, el sistema eléctrico mexicano da servicio a 128 millones de personas que habitan en dos millones de kilómetros cuadrados y la cobertura del servicio es de 98,7%, la capacidad instalada de generación es de 80.000 megawatios (MW) y superó en 30.000 MW la demanda máxima que se alcanzó en la semana 26 de 2019 de 50.000 MW. "Hoy vivimos las consecuencias de la pandemia y es de notar que se redujo de manera drástica la demanda eléctrica en el sector industrial y comercial, con lo cual aumentó el preexistente desbalance entre la capacidad de generación eléctrica con respecto a la demanda, lo que compromete la confiabilidad y continuidad del suministro eléctrico, especialmente para garantizar la operación de las actividades esenciales y el funcionamiento ininterrumpido de la infraestructura y  del sistema de salud durante la emergencia. Por eso, estamos trabajando en la definición oportuna de medidas correctivas", informó la Senar. 
La Secretaría afirmó que la planeación y confiabilidad del Sistema Eléctrico Nacional requiere de una regulación económica racional para la incorporación acelerada y progresiva de todos los tipos de energía.
“Las energías intermitentes, se deben incorporar mediante la intervención y apoyo necesario de centrales que tengan  disponibilidad total y proporción en reserva de planeación y operativa, así como servicios conexos que hagan viable su funcionamiento, lo cual requiere de la correcta especificación de los productos asociados requeridos a fin de dar mayor certidumbre a todos los participantes del mercado”, explica el comunicado.
La capacidad instalada de las energías renovables intermitentes fotovoltaicas y eólicas en operación, alcanzó el 11.86% del total, hasta al 31 de diciembre de 2019.
La capacidad instalada efectiva y en pruebas de Subastas de Largo Plazo, tiene un avance de 67% de instalación al 26 de enero de 2020, y continuará con su programa durante 2020 y 2021.

Categoría: 
País: 

PUBLICADO: 21 de mayo de 2020
Share

 

 

 

Zoom