El Mundo de la Energía
Lunes 24 Septiembre 2018 09:08:44 AM

Se requiere formar expertos legales en materia petrolera en Venezuela

Por César R. Mata García / Abógado experto en materia de régimen legal de hidrocarburos y autor del libro “Manual de Derecho de Hidrocarburos. Cuenta en Twitter @cmatagarcia

Venezuela cuenta más de 100 años de historia petrolera. Durante el transcurso de estos años, muchos han sido los requerimientos intelectuales que su industria petrolera ha demandado del exterior para cubrir sus necesidades tecnológicas, económicas y legales; así como para también desarrollar programas de postgrado para profesionales locales requeridos por el óptimo funcionamiento de esta industria nacional y sus múltiples complejidades.
Varias universidades nacionales como la UCV, UDO, LUZ, han diseñado programas de pregrado para ofrecer carreras en áreas esenciales como geología; ingeniería de petróleo; ingeniería de yacimientos; economía; entre otras. También existen algunos institutos tecnológicos que ofrecen programas destinados a formar técnicos superiores en petróleo y gas.
Es indiscutible que, para el desarrollo y buen manejo de la industria petrolera nacional, se requieren de ingenieros petroleros, geólogos, refinadores, economistas y otros profesionales especializados en esa actividad, pero también es indiscutible que se requiere de abogados expertos en temas petroleros. Venezuela debería contar con una amplia lista de opciones de programas de postgrado que garanticen el continuo desarrollo académico de sus jóvenes y profesionales en el sector de los hidrocarburos en Venezuela.
Tomando en consideración la amplia historia petrolera de Venezuela, se puede decir que, en la actualidad, son “contados” los programas de postgrado que se ofertan en nuestras universidades venezolanas para la formación de jóvenes y profesionales (incluyendo abogados) en temas petroleros y gasíferos. Por ejemplo, en Venezuela existen algunos programas de especialización técnico-gerenciales para el público en general, dictados por varias instituciones académicas, como por ejemplo: el IESA con programas gerenciales del negocio de los hidrocarburos, la UCV con programas sobre política y comercio petrolero internacional, la USB con programas de ingeniería y de gerencia del negocio del gas natural, la UNIMET con un programa en economía y política energética, la LUZ con varias maestrías en ingeniería de petróleo, en geología petrolera y en ingeniería de gas, y la UNEFA con una maestría en perforación petrolera.
La carencia de ofertas de programas especializados en materia de hidrocarburos en Venezuela, ha sido una de las motivaciones por las cuales, muchos venezolanos, han tenido que cruzar las fronteras territoriales para acceder a postgrados en el exterior sobre temas técnicos y económicos que interesan al sector petrolero. Esta carencia se agrava más cuando de formación en temas jurídicos y de políticas públicas petroleras se refiere, ya que programas de esta índole solo se dictan en pocas universidades del mundo.
Con cierta preocupación, se puede afirmar que, en Venezuela, por mucho tiempo, no se ha logrado consolidar, ni cubrir, de manera consistente y perdurable, la imperiosa necesidad de contar con programas de postgrados destinados a formar abogados especializados, con amplios y sólidos conocimientos nacionales e internacionales, en materia de los hidrocarburos. Pareciera haberse desplazado inconscientemente la necesidad de contar con estos programas de contenido legal y de políticas públicas, por considerarlos secundarios o quizás, innecesarios.
No basta con que Venezuela tenga inmensos yacimientos de hidrocarburos, ni que logre obtener la tecnología y experticia técnica necesarias para explorar, producir, extraer, refinar y transportar hidrocarburos, si no se cuenta con el apoyo especializado de profesionales con sólido conocimiento y experticia legal necesarios para garantizar eficientemente el desarrollo de las innumerables relaciones y efectos jurídicos que se generan -día a día- en toda la cadena de valor de los hidrocarburos. Es necesario formar juristas locales que puedan atender eficientemente temas reglamentarios y contractuales propios y derivados del negocio petrolero, que son de carácter estratégico para el país y su industria petrolera.
De hecho, Venezuela carece actualmente de programas universitarios, de cuarto nivel, para formar y proveer de competencias a profesionales en el área legal y en políticas públicas petroleras, muy a pesar de lo enquistado que está el tema petrolero en la cultura local y lo interesante que resulta para muchos venezolanos, el discutir y argumentar con cierta “ingenuidad” sobre temas legales y políticos petroleros de actualidad.
Han existido, no obstante, algunos programas cortos de contenido legal petrolero en algunas universidades del país, como los diplomados ofrecidos, de manera no continua, por la Universidad Monte Ávila y la LUZ, a través de su cátedra “Gumersindo Torres”. Las ofertas académicas, lamentablemente, no se han mantenido en el tiempo, y mucho menos, han logrado satisfacer la demanda que estos programas tienen por parte de muchos profesionales venezolanos en nuestro país.
Venezuela y su industria petrolera requieren de profesionales con bases sólidas para asumir esos temas legales y las políticas públicas petroleras, tanto en el sector público como en el privado, ya que su pericia es necesaria para la puesta en marcha y optimización de la industria petrolera nacional; así como para contextualizar adecuadamente la misma dentro del escenario energético mundial. En la actualidad, y con cierta frecuencia, se acude a especialistas extranjeros para atender esos temas de interés nacional, a costos considerablemente elevados en comparación al costo de los asesores legales locales o de planta.
La necesidad de contar con juristas venezolanos y especializados en Derecho de los Hidrocarburos, tiene su mayor auge en los momentos actuales cuando Venezuela y su industria petrolera enfrentan “considerables” compromisos legales a nivel nacional e internacional de alta complejidad y de profundo enlace con las políticas del Estado. Lo anterior requiere de profesionales formados adecuadamente y una visión integral para entender cómo funciona, opera y coexiste la principal actividad industrial del país con el resto de las actividades nacionales y las del mundo. Dichos profesionales deben ser capaces de lograr y mantener el equilibrio económico-legal necesario entre los intereses del Estado, de la industria petrolera y de los inversionistas nacionales y extranjeros. Por ello, hoy día, ante la crisis que vive Venezuela, es una imperiosa necesidad contar abogados locales, con estudios especializados en Derecho de los Hidrocarburos, para que operen en los diferentes campos en que son exigidos sus conocimientos jurídicos.
La buena noticia es que recientemente ha resurgido la iniciativa de abrir en Venezuela nuevos programas de postgrado para satisfacer las necesidades locales de la industria petrolera nacional. Uno de ellos, es el diplomado en Derecho de los Hidrocarburos que se imparte a través del CENDECO de la Universidad Metropolitana, en Caracas, Venezuela, el cual inicia todos los meses de marzo de cada año. Roguemos a Dios que los programas especializados en materia de hidrocarburos se multipliquen y se mantengan en el tiempo, pues Venezuela los necesita. En otras palabras, estos programas deben servir de semilleros para incentivar la creación de otros programas de similares características para la formación profesionales especializados en el manejo jurídico de dicho negocio de los hidrocarburos. Venezuela y su industria petrolera serán las principales agradecidas por la materialización de tan anhelada necesidad académica y profesional.


PUBLICADO: 16 de agosto de 2018
Share