El Mundo de la Energía
Jueves 9 Diciembre 2021 03:06:20 AM

"Estatales de energía de Colombia, un ejemplo a copiar"

Por Alvaro Ríos Roca / Socio Director de Gas Energy Latín América y Ex Ministro de Hidrocarburos de Bolivia

Nos adherimos al sentimiento que existe en la región a conservar empresas estatales de energía y la decisión de hacerlo es decisión soberana de cada país. Empero, si se decide mantenerlas es para que se tornen en solidos pilares estratégicos de largo plazo. Para ello es imprescindible blindarlas del poder político de turno.
La historia se repite y gran cantidad de gobiernos a través de los años han utilizado estas empresas para los siguientes fines: 1) Fuente de empleo para allegados políticos y parentela, 2) Hacerlas subsidiar y ganar votos vía populismo, 3) Forzarlas a invertir en proyectos poco o nada rentables y visibles en afán electoralista; 4) Corrupción y fuente de recaudación para mantener la maquinaria política de gobiernos de turno 5) Etc., etc.
Lo anterior, las tornan que no sean competitivas, las dejan sin gobierno corporativo, sin gestión, sin tecnología y con magros resultados. Las arcas del Estado deben ir luego a socorrerlas y/o se las debe privatizar, las más de las veces a precio de gallina muerta. En este derrotero camina Petrobras privatizando muchos activos y también ya lo hace PDVSA bajo la mesa. Eso no queremos que suceda. Institucionalizarlas y blindarlas del poder político es el derrotero que demandamos.
Blindadas y dejándolas actuar en forma corporativa, competitiva e independiente trae un alto valor para los países. 1) Pueden competir y romper acuerdos de control de precios y mercado que a veces pacta el sector privado. 2) Apoyar en decisiones a muy frágiles Ministerios de Energia, 3) Pueden participar (solas o asociadas) en proyectos estratégicos y rentables y allí donde los privados no deseen participar, 4) Deben generar utilidades que se quedan en los países, 5) Pueden asociarse, diversificarse e internacionalizarse y mucho más.
¿Como blindarlas? Los directorios deben estar compuestos por miembros estatales y también independientes. Mejores resultados se observan cuando los independientes son mayoría en los directorios. Este directorio, debe elegir al presidente de la empresa a través de una terna sugerida por una empresa de recursos humanos con requisitos claramente establecidos. Lo anterior le otorga un gobierno corporativo que no responde necesariamente a los designios y caprichos del poder político de turno.
No deben tener características sociales (hacerlas subsidiar) y su contribución al Estado debe ser a través del pago de dividendos e impuestos. No deben pedir permiso a los gobiernos de turno para comprar, vender, asociarse y/o invertir en negocios que consideren rentables. Cotizar en las bolsas de valores es un blindaje. Estas son tareas del presidente, su directorio y equipo gerencial y no del poder político de turno.
En lo posible, se las debe sacar de las amarras del Estado en cuanto a contrataciones y procesos de adquisiciones, fusiones o asociaciones para que se torne competitivas y dinámicas. Se debe dejar que, en función de sus objetivos, logros remuneren los salarios de su planta directiva, gerencial y profesional (meritocracia).
Las empresas estatales de energía de Colombia cumplen muchos de estos objetivos y los resultados están a la vista. Interconexión Eléctrica SA (ISA) es una empresa eléctrica con capitales mixtos, altamente exitosa y competitiva con operaciones y asociaciones en Colombia Panamá, Perú, Chile, Brasil, Argentina, Bolivia. Cotiza en bolsa y tiene una diversidad de subsidiarias en otros rubros y empresas tecnológicas (TIC’s). Sus utilidades subieron 25,7% el 2020 llegando a 571 millones de dólares.
Ecopetrol, tiene presencia en Colombia, Estados Unidos en el negocio del shale, Brasil y México. Cotiza en bolsa y comparte emprendimientos con muchas empresas. El 2020 obtuvo utilidades de 473 millones de dólares cuando las petroleras estatales y privadas reportan magros o negativos resultados.
Ecopetrol, ISA y también EPM (Empresas Públicas de Medellín) y Energía de Bogotá son empresas administradas con eficiencia, meritocracia, competitividad y bastante alejadas del férreo manejo político. Vale la pena analizar y tomar su ejemplo.


PUBLICADO: 16 de junio de 2021
Share