El Mundo de la Energía
Domingo 22 Septiembre 2019 06:54:01 PM

Repartija anticipada de PDVSA en Venezuela

A criterio del analista Álvaro Ríos Roca la revolución bolivariana impulsada por Hugo Chávez destruyó a PDVSA (Foto PDVSA)

Por Alvaro Ríos Roca / Socio Director de Gas Energy Latin America

¿Qué tendrá que hacer Venezuela tarde o temprano para salir de la profunda crisis económica, financiera y social en la que se encuentra? Esto en un país que depende aproximadamente en 90% de exportaciones de petróleo y derivados, que produce casi nada y que importa básicamente todo. La única solución pragmática para pagar deuda y enderezar la economía es privatizar parte o gran parte de esta industria y que además va cuesta abajo y no se ve signos de cómo recuperarla. Pero lo que observamos, es que la repartija de PDVSA ya empezó aun antes de tomarse una decisión formal a este respecto y que analizamos más adelante.

PDVSA va en picada y su repunte es extremadamente complicado. La producción de petróleo cayó estrepitosamente del 2006 al 2017 de 2,9 millones a 1,96 millones de barriles día. Las exportaciones de crudo también bajaron notablemente de 2,21 millones a 1,54 millones de barriles-día entre 2006 y 2017, respectivamente. Las exportaciones de derivados de petróleo se desplomaron en el mismo periodo de 765.000 a 298.000 barriles diarios.

Venezuela depende casi totalmente de estas exportaciones y con las cuales debe mantener una tajada importante de las necesidades del Estado.

Si sumamos la caída de precios del petróleo desde el 2014, la situación resulta calamitosa y se concreta en la crisis humanitaria que se ha desatado.

Solo 12 a 15 años atrás Venezuela: 1) ofrecía petróleo rebajado y a crédito a varios países bajo el lema de integración latinoamericana; 2) regalaba o hacia trueque por asistencia política (creo que aún lo hace) con aproximadamente 100,000 barriles al día a Cuba; 3) ofrecía financiar y construir gasoductos en las costas de América Latina (Petroamerica, Petrosur, Petrocaribe, etc.); 4) llegaba a los países con PDVSA llena de plata ofreciendo frondosas inversiones en el rubro de los hidrocarburos; 5) y mucho más.

Lastimosamente hoy no tiene recursos para importar alimentos y medicinas que no produce y su gente sale huyendo y pidiendo asilo en casi todos los países del nuestra región (excepto Cuba por supuesto).

Entrando en tema, la deuda total de Venezuela se estima en 120.000 millones de dólares y de tiempo en tiempo, hace un “default selectivo” cuidando de cubrir sobre todo los bonos de PDVSA y del Estado para no caer en default total. Sin embargo, tiene una serie de otras obligaciones que no cumple y que explicamos a continuación.

PDVSA acumula una frondosa deuda con varias empresas operadoras que son sus socias, a las cuales les paga poco o nada por producción que se realiza y que tarde o temprano tendrá que honrar. Estas operadoras saben que tarde o temprano algo sucederá y que se tendrá que honrar las deudas acumuladas. Obviamente no podrán pagarles en efectivo, pero podrán quedarse con reservas de petróleo o gas bajo la tierra o activos en infraestructura que negociaran en inmejorables condiciones. Por eso es que todas se mantienen ahí agazapadas, con nulas o escasas inversiones y con campos en declinación. Se conoce que la deuda con una sola de ellas es de aproximadamente 4.000 millones de dólares.

PDVSA mantiene también elevada deuda con empresas de servicios petroleros que se estima en 24.000 millones de dólares. Desde hace algún tiempo, si no se paga en efectivo no se hace el servicio y las facilidades de producción están quedando en estado deplorable y la producción sigue cayendo. No hay como levantar la industria base de venezuela.

¿Cómo cobraran estas empresas de servicios? Probablemente también con reservas o activos  de PDVSA. Una empresa, se hizo ya dueña de dos activos de gas natural para desarrollarlos sin restricciones a cambio del pago de un bono con vencimiento. Se ha entregado 50% de CITGO, la empresa de refinación y comercialización en Estados Unidos y otros países de PDVSA a cambio de pago de deuda. Ahora se ha desatado un desenlace diplomático entre Rusia y Estados Unidos por este 50%. Y así hay mucho más, por ejemplo en la relación a la deuda con China y sus empresas y que también tiene un ojo puesto en varios activos y reservas cuando las deudas no se cancelen.

¿No es todo esto el principio de una privatización disfrazada y negociada entre gallos y medianoche y en plena desesperación? Ya existe una repartija de PDVSA anticipada y en breve vendrá más, como hemos explicado, de acreedores que esperan pacientemente. Probablemente se entregaran activos adicionales formalmente cuando se trate de enderezar la economía del país. Qué manera de destruir valor en una industria con extrema politización, corrupción e ineptitud. Para caso de estudio.


PUBLICADO: 02 de marzo de 2018
Share