Sábado 19 de Agosto de 2017

Venezuela afronta déficit de 50.000 barriles al día en producción de gasolina

Foto PDVSA

La escasez de gasolina que se registró en los estados centrales de Venezuela a mediados de marzo puede repetirse ante el hecho de que la falla obedece a problemas estructurales que afronta Petróleo de Venezuela (PDVSA) tanto en sus plantas de refinación como en la distribución, según advierte Ramón Castro Pimentel, ex directivo de la empresa estatal en el mercado interno de combustibles.

“El racionamiento va ser permanente ahora, tal vez no lo veas en Caracas todos los días, o no lo veas hoy, pero lo verás mañana, y hoy lo tienes en Puerto La Cruz, después no vas a tener en Maracaibo o no vas a tener en Maracay o no vas a tener en Barquisimeto”, dijo el ex funcionario en el programa radial de Petroguía, que se transmite por la emisora digital de Fedecámaras.

Castro señala que el racionamiento se debe a que Venezuela está dejando de producir la gasolina que antes producía. Apunta que el déficit es de 20.000 a 50.000 barriles diarios. Esto se debe a tres factores: problemas estructurales que tienen las refinerías venezolanas,  falta de disponibilidad de divisas y  el petróleo que se regalando a los demás países.

“Buena parte del  parque refinador donde se produce la gasolina está prácticamente destruido. La refinería de Amuay,  desde que hubo el accidente en 2012, no se ha logrado recuperar totalmente; la refinería El Palito basta ver el estado decadente que se encuentra para darse cuenta que está a mínima capacidad o paralizada; la refinería de Puerto La Cruz a cada rato sufre un desperfecto”, señaló.

Por otra parte, añade Castro que hay un descenso de la producción de  petróleo liviano en Venezuela. “Hace 10 años se producía 30% de petróleo pesado y 70% de petróleo liviano, hoy en día se ha invertido la cifra. Estamos produciendo más petróleo pesado, 75% y solo 25% de liviano, lo cual obliga a  importar petróleo liviano para poder producir  gasolina y poder satisfacer la demanda del mercado interno”.

El ex directivo añade a este cuadro, la falta de disponibilidad  de divisas por la caída del precio del petróleo y la pérdida del crédito internacional. “Si no tienes los insumos aquí en el país hay que importarlos y si lo vas a importar y no tienes los reales, no los puedes traer. Esa es la tragedia”, dijo.

Por otro lado,  señala que en cuanto a distribución  también hay un problema porque hay un déficit de 3000 a 4000 estaciones de servicio. “Hoy en dia teniendo más vehículos, tenemos menos estaciones de servicio, cerca de 1.600, mientras que en época meritocrática habían entre 1800 a 1900 gasolineras. ES decir que hay un déficit de 3.000 a 4.000  estaciones de servicio que de ser implementadas, tras una apertura de mercado interno representarían cada una 20 empleos directos y al menos 10 indirectos”, especificó Castro.

El experto descarta que el subsidio a la gasolina venezolana, que sigue siendo el combustible para vehículos más barato del mundo, si se calcula en dólares, sea el culpable de la crisis. “El subsidio de la gasolina no es lo que origina la escasez de gasolina, lo que origina la escasez e es la falta de producción, no el consumo exagerado, aquí en Venezuela ha disminuido el consumo de gasolina en los últimos tres años según las propias cifras de Ministerio de Energía y Minas. Mientras que  no se solucione el problema de las refinerías que son las producen la gasolina aquí en Venezuela y mientas  tampoco se no se resuelva el problema de poder producir más petróleo liviano para producir más componentes para las refinerías venezolanas el problema de la escasez de gasolina va a continuar y agravarse.

Otro de los factores que menciona Castro como responsable de la escasez de gasolina en  Venezuela es lo que califica como “la regaladera”, mediante la venta a crédito o pago con especies a través de acuerdos de cooperación energética o el convenio de Petrocaribe. “Encima de que tenemos que soportar todos los problemas internos,  seguimos con suministros a América Latina. Cuba hoy en día está racionando la gasolina porque Venezuela ya no le puede dar más,  aún así seguimos dándole a Nicaragua y a Petrocaribe para que nos apoye en la OEA”, indicó.