Sábado 21 de Octubre de 2017

Valero Energy, Chevron y Phillips 66 son las empresas afectadas si EEUU impone embargo al petróleo venezolano

Valero Energy es el principal cliente de PDVSA en EEUU (Imagen de San Antonio Express News)

Los datos de comercio del  Departamento de Energía de Estados Unidos indican que después de Citgo, la filial de PDVSA en Estados Unidos, las tres principales empresas receptoras de petróleo venezolano son Valero, Chevron y Phillips 66, las cuales serías las afectadas en casos que el gobierno norteamericano imponga una prohibición contra las compras de productos procedentes del país sudamericano semejante a la que se tiene con Irán.

Estas tres empresas abarcan 52,65% principalmente del crudo exportado por Venezuela durante  el primer trimestre de 2017. En primer lugar está Valero Energy, que recibió un promedio de 189.300 barriles diarios de crudo venezolano, lo que representa la cuarta parte de los suministros realizados por PDVSA hacia Estados Unidos; le sigue Phillips 66, filial de Conoco Phillips, con un promedio de 104.000 barriles por día entre enero y marzo de este año, volumen que representa 13,79% de los despachos realizados en ese período; y en tercer lugar, está Chevron –socio de la estatal venezolana en varias empresas mixtas- que fue receptora de un promedio de 103.900 barriles (13;77%) en el período referido.

Las entregas a Citgo alcanzaron en promedio 103.900 barriles, equivalentes a 25,24% del volumen colocado por PDVSA durante el primer trimestre. En la lista de clientes figuran las subsidiarias en Estados Unidos de Britihs Petroleum, la francesa Total y la anglo holandesa Shell; también Trafigura, Vitol, Gulf, Motiva,Matcon, Paulsboro Refining, Jea, Glencore, entre otras.

En promedio las exportaciones de Venezuela hacia el mercado estadounidense alcanzaron un promedio de 755.000 barriles diarios entre enero y marzo de 2017, una disminución de 2,5% con respecto al mismo lapso de 2016. En total, 92% de los suministros es crudo.

 

Mirarse en Irán

 

A criterio del economista Alejandro Grisanti, director de la consultora Ecoanalítica, es factible que la crisis política en Venezuela puede llegar al gobierno del presidente Donald Trump a imponer sanciones contra ese país sudamericano en el comercio con petróleo.

“Creo que lo están comenzando a estudiar porque en un escenario de constituyente que suprima las leyes y de mucha anarquía, obligaría a Estados Unidos a impulsar un embargo petrolero para incrementar la presión”, sostiente Grisanti. “Cuando ocurrió una situación con Irán, en esa nación operaban muchas petroleras estadounidenses que se vieron afectadas por este tipo de medidas”, acotó.