Martes 21 de Febrero de 2017

Latinoamérica y los desentendimientos sobre los precios de gas natural

Por Álvaro Ríos Roca (Actual Socio Director de Gas Energy Latín América y Drillinginfo)

¿Quiénes finalmente determinan los precios de los productos y servicios que consumimos? En países donde “no” funciona el dedo político, los fija el mercado en función de costos de producción, oferta, demanda, calidad del servicio, competencia y otras variables. Eso sí, se regula desde el Estado la competencia. No a monopolios u oligopolios ni privados ni públicos que controlen y manipulen precios.

Los precios para los monopolios naturales (donde la competencia no es posible de generar – distribución de agua, electricidad, gas natural, etc.) se establecen a través de cálculos tarifarios, donde una autoridad competente calcula las mismas en base a una estructura de costos debidamente estudiada y una rentabilidad razonable preestablecida. Estos servicios públicos sin una tarifa adecuada no se expanden y se deterioran, como ocurre actualmente en Argentina.

Muchos de los agentes de decisión y opinión de los países productores y principalmente los exportadores y/o compradores de gas natural no entienden las reglas de oferta y demanda y  que los precios cambian por distintas razones. Expliquemos con un ejemplo:

El caso de Perú

El caso de Perú es patético y un poco de historia es necesario. Se empieza a visualizar exportar GNL a Norte América entre 2003 a 2004 cuando el marcador de precios Henry Hub (HH) oscilaba entre 4 a 6 dólares por millón de BTU y con tendencia alcista (producción de gas comenzaban a declinar y se vislumbraba importar mucho GNL). Esta misma directriz de precios programaba el proyecto de exportación de GNL de Bolivia que termino fracasado.

Entre 2005 a 2008 se hacen las negociaciones con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en México, se firman los contratos en la cadena de suministro y se inicia la construcción de la plata de licuefacción, barcos, regasificación, etc. Los precios pactados se deciden referenciarlos al HH y para entonces este marcador oscilaba entre 6 a 8 dólares por millón de Btu y presentaba picos de hasta 14 dólares por millón de Btu. Todo era goce y optimismo.

Empero, cuando la planta de GNL en Pampa Melchorita inicia operaciones el 2010, gran  desconcierto, los precios del HH descendieron y estaban alrededor de los 4 dólares por millón de Btu y en bajada. ¿Qué paso? En USA, con elevados precios de gas, se concretó un quiebre tecnológico y se comenzó a producir ingentes cantidades de shale gas y el mercado se sobre ofertó. El HH se desplomo y actualmente está alrededor de 2 a 3 dólares por millón de Btu. Con un precio en México de 2 a 3 dólares por millón de Btu, la cadena privada de suministro desde Perú por supuesto que está deprimida y las regalías que percibe el país también son insignificantes.

Surgen entonces las voces de los nacionalistas peruanos. Estamos regalando nuestro gas. Se debe  renegociar el contrato y enviar el GNL a Asia o Europa donde pagan más. Se debe cortar el suministro y mucha perorata adicional. Los nacionalistas no conciben los mercados cuando los precios están bajos. Ellos solo los comprenden cuando los precios están elevados y los benefician. Bueno ahí tenemos al presidente Kuchinksi haciendo de malabarista y tratando de renegociar el contrato con México y con toda la cadena de suministro. ¿Si el shale gas no hubiera ocurrido y los precios del marcador HH estuvieran en 10 dólares por millón de Btu protestarían? De veras no lo creemos.

Los mexicanos por ahora están de júbilo porque se benefician de cada vez más importaciones de gas natural económico vinculado al marcador HH que viene de USA. Empero, la demanda de gas en USA esta en notable aumento, tanto para su mercado interno en reemplazo de carbón y derivados de petróleo, en exportaciones de GNL al mundo con 5 dantescas plantas y crecientes exportaciones de gas natural a México por gasoducto.

La oferta por los bajos precios de gas natural comienza a declinar y la elevada demanda (interna y externa) sigue en aumento. Entonces, es muy probable que los precios del marcador HH comiencen a subir. ¿Que pasara entonces? ¿Los mexicanos nacionalistas ya no estarán tan jubilosos y protestaran contra el imperio y el daño que le perpetran a México? ¿Los peruanos nacionalistas se tranquilizaran y saltaran en una pata?

Los precios para nuevos contratos en Bolivia y Brasil

Bolivia y Brasil deben negociar nuevos contratos de gas natural en los próximos 2 años. Mencionamos nuevos porque todo indica que Petrobras y agentes privados demandantes en Brasil negociaran condiciones por separado de acuerdo a sus necesidades. ¿Nos preguntamos qué marcador de precio será el que prevalezca en las negociaciones para determinar los futuros precios? ¿Sera el HH que es ya referencia de mercado flexible de gas natural en el mundo y en Brasil? ¿Será en base a derivados del petróleo como lo ha sido hasta ahora? ¿Será una combinación?

Cualquiera sea el resultado de estas negociaciones, se tiene entender que los precios variaran en el futuro con la oferta y demanda. Los marcadores de precio que se elijan para determinar los precios por lo tanto podrán ser o no ser favorables. Eso sí, es necesario ser serios y respetar las condiciones y precios que se pactan y firman en los contratos y para la duración del contrato y no solo para cuando nos sean favorables.