Lunes 18 de Diciembre de 2017

La bombona de gas se vende hasta 30 veces más sobre precio regulado en la Gran Caracas

El precio regulado de la bombona de 10 kilos es de 50 bolívares y los revendedores la expenden en 1.500 bolívares

Buena parte de los habitantes de Caracas, y el eje Guarenas-Guatire que no tienen suministro de gas directo sino del combustible doméstico que se expende en bombonas o cilindros, aseguran que el suministro en sus comunidades a tarifas reguladas desapareció y la única forma es pagando un diferencial de casi 3.000 %.

El presidente de PDVSA Gas Comunal, general de Brigada Taylor Rodríguez, admitió la existencia de fallas en la distribución del gas licuado de petróleo (GLP), a consecuencia del contrabando de los cilindros de gas hacia Colombia. En sus declaraciones, indicó que esta problemática es debido al diferencial de tarifas, que en el caso de la de 10 kilos es 130.000%: en Venezuela se vende a 50 bolívares y al pasar la frontera en pesos equivalentes a 65.000 bolívares.

La situación se ha agravado en los últimos tres meses y las causas parten del rezago o subsidio de los precios para el mercado local, pero a eso se agrega un bajo inventario y deterioro de bombonas, fallas en el transporte, y en la propia producción de GLP.

Francisca Salas, quien habita en la ciudad de Guatire, expresó que el suministro de gas en su localidad no existe. “Desde hace mucho tiempo los camiones que distribuyen no pasan con frecuencia y he tenido que pagar distintos precios por la bombona hasta 1.500 bolívares”, comentó.

Las tarifas reguladas para las bombonas de 10 y 43 kilógramos se mantienen fijas en 50 y 600 bolívares, respectivamente. Esto implica un diferencial de precios de 2.900% entre el precio fijado por el Ministerio de Petróleo y el monto al que lo expenden los revendedores o lo que equivale a 30 veces más sobre la tarifa controlada.

Por su parte, José Luis Pérez, habitante de Propatria en Caracas, comentó como la mayoría de las veces no encuentra la bombona de gas de 43 kilos que utiliza su familia para cocinar. “He tenido que trasladarme a las distribuidoras. Mi bombona es de las grandes, no tengo carro y debo sacarla con una carretilla, y no conforme con eso me la quieren vender hasta en 15.000 bolívares”. En este caso al realizar la comparación, el diferencia es de 2.400%, 25 veces por encima del precio que está bajo regulación.