Lunes 18 de Diciembre de 2017

HPCD: Nuevas oportunidades de negocios en la industria del gas natural

PDVSA prevé una producción en el campo Dragón de 150 MMPCD de gas natural en una primera fase (Foto PDVSA)

Por Simón Herrera, Miguel Rivero y José Alberto Ramírez (Abogados del Departamento de Energía y Recursos Naturales de Hoet Pelaez Castillo & Duque)

Por fortuna Venezuela cuenta con ingentes reservas probadas de gas natural repartidas a lo largo de su territorio. Uno de los proyectos más significativos en esta materia, lo constituye el proyecto que adelantan Petróleos de Venezuela (PDVSA), National Gas Company of Trinidad and Tobago (NGC) y Shell, para la explotación y venta del gas desde el campo Dragón ubicado en el golfo de Paria en el estado Sucre en el noreste de Venezuela hasta las instalaciones existentes en Hibiscus en Trinidad y Tobago, ubicadas en el noroeste de ese país, lo cual implicará la interconexión gasífera entre ambas naciones a través de un sistema de gasoductos.

El objetivo es aprovechar las cuantiosas reservas de gas natural existentes en el campo Dragón, que junto con los campos Mejillones, Patao y Río Caribe forman parte del Proyecto Mariscal Sucre a cargo de PDVSA, y dar solución en el corto y mediano plazo a la pregunta tantas veces formulada en Venezuela sobre cómo utilizar las reservas de gas natural ubicadas en el Proyecto Mariscal Sucre equivalentes a 14,3 billones de pies cúbicos, sin mencionar a las reservas de condensados.Recordemos que dicho proyecto comenzó en los años ochenta cuando otros actores internacionales se asociaron con PDVSA en el llamado Proyecto Cristóbal Colón, pero que después fuere abandonado por considerarse que no era rentable.

PDVSA, NGC y Shell firmaron un acuerdo general de términos y condiciones en marzo de 2017, como fuere informado por representantes de las tres empresas en el foro auspiciado por la Asociación Venezolana de Procesadores de Gas (AVPG) que tuvo lugar en el Hotel Meliá en Caracas el 9 de noviembre de 2017, oportunidad en la cual escuchamos las visiones sobre el futuro éxito de este importante proyecto.

Según los planteamientos de PDVSA, este proyecto permitirá la producción de 150 millones de pies cúbicos de gas natural en una primera fase, y otros 100 millones de pies cúbicos en una segunda fase, aprovechando la infraestructura de procesamiento de gas ubicada en el vecino país, así como en el Complejo Industrial Gasífero Gran Mariscal de Ayacucho, en Güiria, estado Sucre. Entonces, luego de la instalación de la infraestructura necesaria se dará inicio al suministro de gas natural con destino al mercado doméstico trinitario y a una planta gasífera existente en Hibiscus, desde donde se prevé comercializarlo al mercado internacional como gas natural licuado (LNG – por sus siglas en inglés).Sin duda que esto traerá variadas oportunidades de negocios para los prestadores de bienes y servicios en ambos países, así como una fuente permanente de empleo a largo plazo. 

Desde el punto de vista técnico y de ingeniería, entendemos que el proyecto no reviste grandes complejidades, dada la cercanía entre ambas naciones y la existencia de instalaciones de alta tecnología en el vecino país, que de alguna manera se encuentran ociosas por no existir en este momento el gas suficiente para alimentarlas. Adicionalmente, resulta claro que PDVSA, NGC y Shell tienen una dilatada experiencia en el manejo de este tipo de proyectos de envergadura, así como un interés verdadero en garantizar que sea un éxito.

Desde el punto de vista legal, el proyecto es perfectamente realizable, pues existe el marco jurídico en ambos países que permite la compra-venta de gas natural y su comercialización en los mercados internacionales como LNG, y en el propio mercado local de Trinidad y Tobago y en el venezolano. En Venezuela, la Ley Orgánica de Hidrocarburos Gaseosos y su Reglamento permiten el desarrollo de este tipo de proyectos.

Así que sólo restaría determinar los aspectos de financiamiento y el precio mediante el cual PDVSA vendería el gas natural desde el Campo Dragón a los compradores en Trinidad y Tobago que entendemos serían NGC y Shell. Estos temas se encontrarían ahora en discusión entre las tres empresas como parte de sus acuerdos comerciales, como fuere indicado en el mencionado foro, y realmente esperamos que en poco tiempo PDVSA se encuentre exportando gas natural al vecino país, lo que indudablemente será una fuente importante de divisas para Venezuela.