Jueves 21 de Septiembre de 2017

3 acciones que Argentina ejecutó para amarrar Vaca Muerta con Chevron

(Foto: Cortesía)

El martes la estatal argentina Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) firma con la estadounidense Chevron un acuerdo por  unos 1.240 millones de dólares para explotar el megayacimiento de hidrocarburos no convencionales Vaca Muerta, que en total abarca 30.000 kilómetros cuadrados y está localizado en la provincia de Neuquén.

El titular de YPF, Miguel Galuccio, y el presidente del Chevron para América Latina y África, Alí Moshiri, decidieron mantener fuera del alcance público los detalles del controvertido contrato que impulsará la explotación de no convencionales en el país del Cono Sur.

Argentina, que el año pasado expropió a la española Repsol el 51 por ciento de las acciones que tenía en YPF con el propósito de “salvaguardar la soberanía hidrocarburífera” del país, se ha esforzado para amarrar el acuerdo con Chevron, luego de que la estatización no resultará tan exitosa como se había previsto.

A continuación se detallan 3 acciones que el gobierno argentino ejecutó para revertir la declinación de producción que experimentó la petrolera durante 2013, amarrar nuevas inversiones que le permitan bajar las importaciones de hidrocarburos y finalmente lograr el autoabastecimiento.

1.       Retiro del embargo a Chevron. El pasado 4 de junio, la Corte Suprema Argentina revocó el embargo de 19.000 millones de dólares que pesaba sobre la filial de Chevron en el país. El juez Adrián Elcuj Miranda había ordenado la confiscación en noviembre de 2012 ante una demanda por daños ambientales interpuesta por  Ecuador. La anulación de la confiscación dejó el camino libre a la petrolera estadounidense, que había dicho a principios de mayo a la prensa local que mientras el embargo estuviese vigente no invertiría en el país sudamericano.

2.       Flexibilización de las legislaciones vigentes. Argentina publicó el lunes un boletín oficial en el que aprobó, a través del decreto 929, la creación del Régimen de Promoción de Inversión para la Explotación de Hidrocarburos que permitirá a las petroleras que inviertan en yacimientos no convencionales exportar parte de su producción y quedarse con las divisas para disponer de ellas como quieran. En Argentina existe un control cambiario desde finales del 2011. La flexibilización se aprobó con la intención de incentivar las inversiones hidrocarburíferas y  justo cuando el país estaba listo para rubricar el acuerdo con Chevron.

3.       Elaboración de un contrato favorable a Chevron. Cuando el gobierno argentino expropió las acciones a Repsol argumentó que la trasnacional no había invertido suficiente. Sin embargo, según datos publicados por la Secretaría de Energía en su portal eletrónico, la declinación en la producción de petróleo de Chevron entre 2009 y 2012 fue 35 por ciento, sólo superada por un retroceso de 50 por ciento de la producción de Total. Datos suministrados por el mismo ente evidencian que entre 2007 y 2011 las reservas de petróleo de Chevron cayeron 50,02 por ciento. “Es bastante evidente que Chevron se estaba retirando de la Argentina cuando comenzaron las conversaciones con Galuccio. De las 23 concesiones que llegó a administrar, revirtió 6 a las provincias propietarias. Y en 2010 vendió otras 13. De las cuatro áreas que conservó, opera sólo tres”, detalló el diario argentino TotalNews Agency. Por lo que se presume que el gobierno flexibilizó muchos parámetros y no sometió a Chevron a los mismos filtros que a Repsol para conseguir el acuerdo.

Autor. Petroguía