Viernes 31 de Octubre de 2014

Crearán “Zonas Económicas Especiales” en áreas petroleras de Venezuela

El jueves de la semana pasada Nicolás Maduro viajó al Zulia y presentó el proyecto de "Zonas Económicas Especiales", una idea que no es nueva para su equipo de ministros, de hecho, desde hace once años forma parte de la agenda revolucionaria.

Cuando solo tenía dos años en el poder Hugo Chávez le propuso al país el Plan Nacional de Desarrollo Regional 2001-2007 donde la oferta principal fue el programa de Zonas Especiales, a fin de alcanzar "objetivos territoriales específicos", aprovechar correctamente los recursos naturales y desencadenar la "expansión productiva".

El sol de la nueva economía brillaría en zonas de los estados Miranda, Aragua, Guárico, Mérida, Táchira, Zulia, Barinas, Portuguesa, Anzoátegui y Cojedes, pero la mayoría de las metas quedó en el papel.

Tras desempolvar los planes Nicolás Maduro promete lograr los objetivos pero introduciendo algunos cambios. Ahora florecerán dos tipos de zonas, las socialistas y las de inversión, producción y exportación ALBA-Mercosur.

Rafael Ramírez, presidente de Pdvsa y ministro de Energía, tiene la misión de sembrar y cosechar el socialismo mediante un sistema sobre el que aún no ofrece mayores precisiones.

"Estamos trabajando para introducir esas primeras zonas socialistas en áreas petroleras. Hay un conjunto de categorías que van a regir la relación con los obreros sin tercerización, sin intercambio de mercancía, orientados a cumplir planes y objetivos nacionales", afirmó Rafael Ramírez.

En las zonas no socialistas, inspiradas según explicó Nicolás Maduro en la experiencia de China, se buscará atraer inversión para comenzar a exportar.

"Tendrán un conjunto de condiciones especiales, de facilidades de incentivos y de flexibilidad económicas, financieras e impositivas para el desarrollo de la inversión", adelantó el Presidente.

No escondió el deseo de que el sector privado traiga parte de los 150 mil millones de dólares que ha colocado en el exterior durante los últimos diez años.

"Quien tenga algún tipo de ahorro de divisas en el exterior lo podrá traer en condiciones especiales para su inversión, en cuentas en divisas".

Fuentes financieras explican que el Gobierno contempla la posibilidad de que las empresas que exporten puedan cambiar sus divisas a una tasa superior a la de 6,30 bolívares por dólar a fin de aumentar los incentivos y disminuir la sobrevaluación de la moneda.

La inflación venezolana supera por mucho a la de los países del ALBA o Mercosur. Para que una empresa venezolana cubra sus costos tiene que colocar un precio en dólares a sus productos que es muy alto comparado con el de sus competidores, por lo tanto, la posibilidad de obtener más bolívares por cada dólar ayudaría a crear incentivos.

Pero aparte del tema cambiario el Gobierno tendría que hacer un gran esfuerzo por mejorar el clima de negocios. Tras la ola de expropiaciones la inversión privada ha caído drásticamente y el sector industrial tiene un desfase tecnológico y poca capacidad para crecer.

Entre 2007 y 2010, última cifra publicada por el Banco Central, la inversión privada cayó 43% y las exportaciones no petroleras al cierre de 2012 son 32% menos que en 1997.

Entre las condiciones especiales habría que garantizar que las empresas que inviertan podrán cambiar los beneficios que obtengan a dólares o euros. De acuerdo con Ecoanalítica actualmente Cadivi tiene pendientes solicitudes por 12 mil millones de dólares por repatriación de dividendos.

Además el control de precios tiende a limitar la inversión en áreas clave como alimentos.

Nicolás Maduro reconoció que se ha fallado en aprovechar la capacidad que tiene el país para generar riqueza y exportar "por burocratismo, a veces por desconocimiento, y a veces por otras cosas".

Fuente: El Universal (Venezuela)